Una corte en Ghana determinó el jueves que no será liberada una fragata argentina que está anclada en el puerto de Tema, cerca de esta capital.

El tribunal decidió que la fragata Libertad no puede zarpar debido a las demandas contra el Estado argentino por parte de acreedores en Estados Unidos.

Los acreedores estadounidenses exigen el pago completo de sus bonos argentinos, por los cuales la mayoría de inversionistas aceptó en 2005 recibir 30 centavos por cada dólar que pagaron.

Anteriormente, la corte ordenó la incautación del buque escuela en el puerto de Tema después de los fallos contra Argentina en cortes de Estados Unidos y el Reino Unido.

El juez Richard Agyei-Frimpong dijo el jueves que Argentina no ha mostrado por qué debe retirarse la orden judicial contra el barco. El juez ratificó su fallo anterior de dejar anclado el barco, que llegó a Ghana en una misión de buena voluntad como parte de una gira por el oeste africano.

El gobierno de Argentina no ha opinado al respecto hasta el momento.

Luis Suárez, que trabaja en galera del barco, dijo a una estación argentina de radio que los tripulantes tienen acceso a internet y teléfonos, y pueden comunicarse con sus familias en casa. Agregó que no se ha acabado el alimento a bordo y que salieron en autobuses a comprar cosas. Indicó que sus movimientos están restringidos y nadie sabe cuándo los dejarán ir

. "No estamos circulando libremente", indicó.

Ahora que la corte rechazó el intento argentino de que se permita la partida del Libertad, el siguiente paso es que los acreedores del grupo NML Capital Limited inicien más procedimientos legales que podrían llevar a subastar la fragata.

Con la amenaza de una subasta, los acreedores esperan presionar lo suficiente a Argentina para que presente un depósito ante la corte donde refleje el valor del navío. En ese momento, el barco y su tripulación podrán irse del puerto, Buenos Aires perdería la garantía y los acreedores se quedarían con el dinero.

El navío valdría en millones de dólares, aunque estaría por verse exactamente cuántos.

___

Los periodistas de The Associated Press Almudena Calatrava y Michael Warren en Buenos Aires colaboraron con este despacho.