La Armada Nacional de Colombia confía en que el Gobierno de Nicaragua haga uso de la cordura y retire el buque que desde anoche se encuentra sin permiso en aguas marítimas del país suramericano.

"La embarcación continúa con las máquinas detenidas, paradas. Ahora el capitán espera instrucciones de su Gobierno y esperamos que esas instrucciones sean lo más sensatas posibles para que se resuelva esta situación sin contratiempos", afirmó hoy a Efe el jefe de Operaciones de la Armada, vicealmirante Hernando Wills.

El alto funcionario del Ministerio de Defensa consideró que "es muy probable que esta actitud responda a una provocación porque históricamente no ha habido presencia de buques nicaragüenses" en aguas territoriales colombianas.

"Es la primera vez", agregó Wills, en alusión a la presencia del buque, que ha incrementado la tensión entre los Gobiernos de Nicaragua y Colombia con motivo del contencioso territorial por el archipiélago de San Andrés y Providencia, una disputa que ha llegado al Tribunal Internacional de La Haya.

El vicealmirante confirmó que dicha embarcación es un buque perteneciente al Instituto Nicaragüense de Pesca y Acuicultura y destacó que hasta el momento tan sólo se habían presentado casos de barcazas de pesca de ese país en este área, pero nunca de embarcaciones pertenecientes al Gobierno de Managua.

El capitán del buque de bandera nicaragüense, de nombre "Mede-Pesca-III", aseguró que "por instrucciones del Gobierno de ese país, realizarían investigación pesquera en el cayo colombiano de Quitasueño y posteriormente a 30 millas al noreste del mismo", informó anoche la Marina colombiana en un comunicado.

Quitasueño forma parte del archipiélago de San Andrés y Providencia, ubicado en el Caribe y que, pese a pertenecer a Colombia, está más cerca de las costas nicaragüenses.

Hoy, el vicealmirante Wills insistió en que no hay permiso por parte de Colombia para realizar tales investigaciones y por lo tanto reiteró que la embarcación nicaragüense debe retirarse de esas aguas.