El Gobierno de Chipre ha puesto impedimentos al programa de privatizaciones que le ha propuesto la troika formada por el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE), tras solicitar Nicosia el pasado junio ayuda financiera a la Eurozona.

En un documento confidencial que incluye las propuestas de Nicosia para sanear su economía, y que ha entregado hoy el Gobierno a los partidos políticos chipriotas para su estudio, Nicosia expresa su oposición a la privatización de organismos "semiestatales rentables".

En el documento, al que tuvo acceso Efe, se indica que los expertos de la troika propusieron que las autoridades chipriotas comenzasen un amplio programa de privatizaciones.

"Los organismos semiestatales rentables no se pueden privatizar. Para los que ya no tienen misión se ha tomado una decisión en el Consejo de Ministros para su cierre o venta", indica el documento.

Dentro de las propuestas de la troika están las privatizaciones de grandes sociedades estatales y organismos semiestatales como la Autoridad de Electricidad de Chipre y la aerolínea nacional Cyprus Airways.

Por otra parte, según otras fuentes consultadas por Efe, el Gobierno chipriota está tratando de resistirse a la imposición de algunas medidas demandadas por la troika, como una rebaja del 15 % en el salario de los funcionarios, aduciendo que deprimiría más una economía que este año se prevé que se contraiga un 1,5 %.

Chipre, que se convirtió el pasado 25 de junio en el quinto país de la zona del euro en pedir ayuda financiera a los socios de la divisa común, negocia actualmente con los expertos de la troika para establecer el monto final del rescate a la economía de la isla.

Según informaron a Efe fuentes políticas la semana pasada, Chipre necesitará una ayuda económica de unos 11.000 millones de euros para sanear su sector bancario y sus finanzas publicas, lo que representa el 62 % del PIB de ese país mediterráneo.