Bulgaria recibe mañana a Dinamarca en busca de un resultado que confirme su buen comienzo frente a un rival necesitado de puntuar antes de viajar a Italia a enfrentarse a uno de los favoritos del grupo.

El equipo entrenado por Lubo Penev no conoce la derrota y ha sumado cuatro puntos en dos partidos, ambos en casa, tras lograr un meritorio empate contra el conjunto transalpino y derrotar por la mínima a Armenia.

En su tercer partido seguido en casa, Bulgaria tiene la opción de meterse de lleno en la lucha por uno de los dos primeros puestos del grupo, objetivo reservado a priori para italianos, checos y daneses.

Desde que Penev asumió el mando hace unos meses, Bulgaria ha vuelto a contar en el panorama europeo y ya lanzó un aviso venciendo a domicilio a Holanda (1-2) en un amistoso antes de la Eurocopa.

"Respetamos a todos los rivales del grupo, pero estamos listos y podemos ganarles a todos. Aunque eso solo ocurrirá si estamos comprometidos al cien por cien desde el principio", ha dicho el ex jugador de Valencia, Atlético, Celta y Compostela.

Penev pierde por lesión al defensa Zanev y a los centrocampistas Gargorov y Sarmov, además de a los sancionados Veselin Minev (defensa) y Dyakov (medio).

El empate a cero en Copenhague frente a la República Checa ha colocado a Dinamarca en una situación incómoda: un tropiezo en Sofía obligaría a la "Dinamita roja" a empatar al menos en Italia para no ver reducidas considerablemente sus opciones de clasificación para el Mundial con solo tres jornadas transcurridas.

Las dudas danesas vienen ante todo por la falta de gol del equipo: su único delantero contrastado, Nicklas Bendtner, vuelve tras cumplir su partido de sanción por enseñar publicidad de una marca de ropa interior al celebrar un gol en la Eurocopa.

Pero Bendtner, que ha dejado el Arsenal para irse cedido al Juventus, está condenado al ostracismo en el campeón italiano y apenas ha jugado diez minutos esta temporada.

La alternativa es el inexperto Cornelius, un joven de 19 años que es la sensación de la liga danesa, pero al que le falta probarse en la arena internacional; o utilizar a Jørgensen de "falso" nueve, algo que Morten Olsen hizo en el primer partido, sin demasiado éxito.

El técnico danés tiene también dudas en el centro del campo, donde la baja de Zimling y Andreasen por lesión le dejan sin un acompañante claro para Kvist.

Olsen ha querido quitar responsabilidad a Eriksen, el talentoso mediapunta del Ajax del que afición y prensa espera que sea un nuevo Laudrup, y ha señalado al jugador del Celta Krohn-Dehli como el referente de su equipo en ataque, su "estratega", un "diez" tirado a la banda izquierda como falso extremo.

Alineaciones probables:

. Bulgaria: Mihaylov, Y. Minev, Bodurov, Ivanov, Stoyanov, Manolev, Gadzhev, Rangelov, G. Milanov, Popov, Misanski.

. Dinamarca: Andersen; Jacobsen, Kjær, Agger, Wass; Kvist, Jakob Poulsen o Kristensen; Rommedahl, Eriksen, Krohn-Dehli; Bendtner.

Árbitro: Tony Chapron (Francia).

Estadio: Vasil Levski (Sofía)

Hora de inicio: 21.00 (19:00 GMT).