El avión interceptado por cazas turcos durante su vuelo de Moscú a Damasco llevaba equipo y munición para el Ministerio de Defensa sirio, aseveró el jueves el primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan.

Las declaraciones de Erdogan se dieron después de que Siria negara airadamente que el Airbus A320 transportara algo ilegal. La nave fue obligada a descender en Ankara el miércoles por la noche. Siria, cuyas relaciones con el vecino Turquía han caído en picada por la guerra siria, lo calificó como un acto de piratería.

Previamente, las autoridades turcas refutaron las acusaciones de Rusia, aliada de Siria, acerca de que Turquía puso en peligro las vidas y seguridad de los pasajeros, entre los que había 17 rusos.

"Era equipo y munición que fueron enviados de una agencia rusa al Ministerio de Defensa de Siria", dijo Erdogan a reporteros en Ankara. "Sigue su examinación y se hará lo que sea necesario".

Según Yeni Safak, un periódico cercano al gobierno turco, el avión llevaba 10 contenedores, algunos de los cuales contenían receptores de radio, antenas y "equipo que se cree eran partes de misiles". La televisión estatal turca TRT informó por su parte que el avión transportaba equipo militar de telecomunicaciones.

Ni TRT ni el periódico citaron las fuentes de sus informaciones.

Un diplomático occidental en Ankara dijo a The Associated Press que las autoridades turcas encontraron "equipo militar" a bordo de la aeronave, aunque no dio más detalles. El funcionario habló bajo la condición del anonimato porque no estaba autorizado a hablar de temas delicados.

El avión recibió autorización para proseguir su viaje a Damasco después de varias horas, pero sin el cargamento.

El ministro del Exterior de Turquía, Ahme Davutoglu, dijo que la carga contenía "elementos... que no son legítimos en un vuelo civil" e insistió en que Ankara estaba en su derecho de interceptar la aeronave ante las sospechas de que transportaba equipo militar por territorio del país.

Sin embargo, el ministro de Transporte de Siria, Mohammad Ibrahim, dijo que constituía un acto de piratería la decisión de Turquía de obligar al avión a aterrizar.

Un funcionario de la embajada de Rusia en Turquía dijo que la carga "no era de origen ruso", de acuerdo con un despacho de la agencia noticiosa rusa ITAR-Tass.

Turquía ha pedido la renuncia del presidente sirio Bashar Assad y Damasco acusa a Ankara de apoyar a los rebeldes. La última pasada los vecinos han intercambiado cañoneos en su frontera común.

___

Jordans colaboró desde en Estambul. Albert Aji en Damasco; y

Nataliya Vasilyeva y Max Seddon, en Moscú, contribuyeron a este despacho.