El bateador designado Seth Smith remolcó dos carreras en el noveno episodio para empatar la pizarra y el guardabosques Coco Crisp fabricó la del triunfo con sencillo para que los Atléticos de Oakland viniesen de atrás y vencieran 4-3 a los Tigres de Detroit.

Smith y Crisp definieron el cuarto juego de la serie divisional de la Liga Americana y obligaron al quinto y decisivo partido, después de que la fase que se juega al mejor de cinco se encuentra empatada 2-2.

"Es increíble", declaró Crisp. "Todos los compañeros que salieron por delante hicieron un trabajo fantástico al llegar a bases y el equipo ha luchado todo el año para dar el ciento por ciento y este tipo de triunfos nos compensan todo".

Después de haber perdido los primeros dos juegos, los Atléticos remontaron en la serie para sumar dos victorias seguidas y poner números iguales de 2-2 cuando en el cuarto partido estuvo a sólo tres "outs" de quedar eliminados.

El quinto juego se jugará el jueves en el campo de los Atléticos, el O.co Coliseum, en donde el equipo local subirá a la lomita como abridor a Jarrod Parker, y los Tigres iniciarán con el estelar Justin Verlander, actual Jugador Más Valioso (MVP).

En la parte baja de la novena entrada, Smith encontró los lanzamientos del cerrador dominicano José Valverde y con doble a lo profundo entre los jardines derecho y central remolcó dos carreras que empataron la pizarra 3-3.

En su turno al bate, Crisp enfrentó a un descontrolado Valverde, a quien le conectó sencillo a la derecha para impulsar la carrera de la victoria que anotó Smith.

El beneficiado en la lomita fue el cerrador Ryan Cook (1-0) al hacerse de un triunfo en una entrada y un tercio, ponchando a un bateador rival.

"Todo el equipo tiene una gran confianza", declaró el piloto de los Atléticos, Bob Melvin. "Lo hemos hecho muchas veces esta temporada y la confianza del grupo es completa hasta que no se dé el último out".

Por los Tigres el primera base Prince Fielder (1) castigó con batazo de cuatro esquinas sin corredores en circulación en la cuarta entrada.

La derrota la cargó Valverde (0-1) en dos tercios de episodio, permitió cuatro imparables, tres carreras y retiró a uno por ponche.

"De nuevo ha sido un excelente partido de béisbol y ha demostrado el porque de la grandeza de nuestro deporte", declaró Jim Leyland, el veterano piloto de los Tigres. "Nosotros necesitábamos sacar los 27 'outs' y no lo hicimos porque el rival luchó por evitarlo, lo que es una gran lección que llega en el momento adecuado".

Leyland dijo que ahora su equipo debe pensar sólo en el quinto partido y hacer las cosas que se necesitan para conseguir la victoria.