El brasileño Zico se quejó de que la federación de fútbol de Irak le adeuda el salario de cuatro meses de trabajo como técnico de la selección.

Zico se mostró decepcionado por la "falta de consideración" que habrían tenido los dirigentes del fútbol iraquí hacia su trabajo.

En declaraciones al diario deportivo brasileño Lance, Zico dijo que la federación comenzó a retrasarle los pagos en octubre pasado. Explicó que, al parecer, la federación no ha podido pagar los salarios por "un problema con la FIFA".

Añadió que sus asistentes tampoco han recibido sus salarios en forma regular.

Los comentarios surgieron un día antes de que Irak se enfrente a Brasil en un partido amistoso en Suecia. El ex astro brasileño dirigió a Japón en el Mundial de 2006, y ha sido también estratega de los clubes europeos Fenerbahce, CSKA de Moscú y Olimpiakos.