WikiLeaks, a través de un grupo de abogados, pidió hoy ante la más alta corte militar de EE.UU. mayor transparencia en el proceso militar contra el soldado Bradley Manning, acusado de filtrar miles de documentos para el portal fundado por Julian Assange.

"No hay posibilidad de verificar cualquiera de los elementos que hayan aparecido durante el proceso y eso se explica porque el Gobierno (estadounidense) no lo quiere", dijo ante los medios el abogado Shayana Kadidal, del Centro por los Derechos Constitucionales, que representa a WikiLeaks y otras organizaciones.

En una audiencia ante la Corte de Apelaciones de las Fuerzas Armadas, los peticionarios instaron a que se abran al público los documentos relativos al caso y las transcripciones de las sesiones, como en los juicios civiles.

La corte respondió que los abogados deben argumentar durante este mes, a través de casos anteriores, por qué la justicia militar debería abrir al público los documentos de una corte marcial, que es un proceso militar penal.

Para los peticionarios, la demanda se justifica por la Primera Enmienda a la Constitución estadounidense -que hace referencia a la libertad de expresión, de prensa, de reunión, o de petición- y el derecho a la información pública en asuntos del Gobierno.

Las Fuerzas Armadas, contrarias a la difusión de estos datos por la sensibilidad de algunos documentos, también deben argumentar durante este mes su postura, que se basa en las excepciones al derecho de acceso público que recoge esa misma enmienda.

El soldado Bradley Manning, acusado de filtrar miles de documentos a WikiLeaks, volverá a comparecer la semana próxima en Fort en Meade (Maryland) en una serie de audiencias previas al juicio que está previsto se celebre el 4 de febrero de 2013.

Varias empresas periodísticas manifestaron en los últimos meses la necesidad de acceder a las transcripciones de las sesiones para garantizar una buena información sobre el caso Manning.