Los principales sindicatos de Grecia convocaron el miércoles a un paro general para el 18 de octubre, el día que se realiza una cumbre de la Unión Europa y a un mes de una huelga similar en la que marcharon miles de personas y derivó en violentos enfrentamientos con la policía.

El gobierno ha batallado para implementar medidas de austeridad por 13.500 millones de euros para 2013-2014 para poder obtener la siguiente partida de ayuda financiera. Sin el dinero, Grecia se quedaría sin recursos en noviembre.

El gobierno espera tener un acuerdo pactado para cuando sea la cumbre.

Grecia ha dependido de los rescates financieros de sus socios europeos y del Fondo Monetario Internacional desde mayo de 2010 para mantenerse a flote. A cambio ha decretado fuertes recortes fiscales e incrementos en los impuestos.

Los sindicatos informaron el miércoles que las "medidas barbáricas" están llevando a la pobreza.