La asociación peruana Ruta Inka pidió apoyo logístico al Gobierno chileno para potenciar la expedición cultural que en 2013 emprenderán 300 jóvenes de Europa y América Latina para conocer antiguos territorios indígenas de Bolivia, Perú, Argentina, Brasil y Chile.

Con el respaldo de organizaciones indígenas y alcaldes de Bolivia y Perú, los coordinadores de la travesía, que durará 70 días, han hecho llegar una carta al presidente de Chile, Sebastián Piñera, a quien han solicitado ayuda para la difusión del evento, explicó hoy a Efe el responsable del evento, Rubén La Torre.

"Esperamos que las autoridades se avengan a la posibilidad de apoyar esta Ruta Inka que por ser indígena ha tenido adversidades en términos de patrocinio, pero que de la mano de la solidaridad internacional nos hemos podido posicionar", destacó.

En este sentido, La Torre ha enviado una petición a la Armada de Chile para poder recorrer en uno de sus buques el trayecto que une las localidades norteñas de Arica y Antofagasta para rendir homenaje al inca Tupac Yupanqui, pionero de la navegación en el Pacífico.

Asimismo, en la última semana ha recorrido varias localidades del árido norte chileno para que faciliten el hospedaje a los participantes.

"Los indígenas sean chilenos, peruanos y bolivianos están un poco olvidados. Con la Ruta Inka tienen la oportunidad de crear amistad con chicos de todo el mundo y esto va alentar el turismo comunitario y va a aumentar el interés de los chicos para interesarse en las culturas indígenas", argumentó La Torre.

Inspirada en la española Ruta Quetzal, la expedición, que en ediciones anteriores ha llegado a Centroamérica, donde se unió con la Ruta Maya, comenzará el 21 de junio de 2013 en la emblemática localidad de San Pedro de Atacama, a unos 1650 kilómetros al norte de Santiago.

En un principio la asociación tenía previsto empezar la travesía en Argentina, en donde hace tres meses pidieron sostén a la presidenta Cristina Fernández, quien, según apunta el organizador, no respondió a sus peticiones.

"La presidenta no contestó. Por eso dijimos, mejor ir a Chile que ahí nos conocen y empezamos ahí", indicó.

Tras su paso por Chile, los jóvenes aventureros recorrerán varios vestigios indígenas del noroeste de Argentina para finalizar en las ruinas prehispánicas de Tiahuanaco en Bolivia, donde la otra mitad de la expedición comenzará la segunda parte de la aventura para recorrer Perú y la selva amazónica de Brasil.

Además de conocer la cultura indígena de esos países, los participantes deberán investigar las propiedades nutritivas de la quinua, un alimento parecido a los cereales, cultivado en países de la zona andina.

Otro de los objetivos de la expedición es recuperar de la memoria colectiva el Qapaq Ñan, la extensa red de caminos que construyó el imperio Inca, que aspira a convertirse, además, en el único monumento compartido por seis países nombrado por la Unesco como Patrimonio Cultural de la Humanidad.