El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y el presidente francés, François Hollande, han expresado hoy su intención de que Francia y Barcelona estén unidas por alta velocidad ferroviaria antes de que concluya el primer semestre de 2013.

Esa intención se ha puesto de manifiesto en la reunión que han mantenido Rajoy y Hollande en París con motivo de la XXII cumbre bilateral y en el encuentro que también han protagonizado la ministra de Fomento española, Ana Pastor, y el ministro delegado de Transportes francés, Frédéric Cuvillier.

Fuentes de la delegación española han informado de ese compromiso y para el que resta poner en funcionamiento la alta velocidad entre Barcelona y Figueres después de varios retrasos para que esa conexión fuera un hecho.

En la actualidad, circulan trenes de alta velocidad entre París y Figueres, aunque en algunos tramos del recorrido francés se hace por una línea convencional.

También se ha analizado la conexión ferroviaria atlántica con la intención de impulsarla, pero sin que se hayan dado plazos concretos para que se convierta en realidad.

Sí se ha acordado impulsar la autopista del mar Vigo-Nantes, que se sumaría a la ya existente Gijón-Nantes.