La reunión que estaba pautada para el próximo viernes entre la principal patronal de Venezuela, Fedecámaras, el Gobierno nacional y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) fue pospuesta para ampliar el lapso de análisis de los resultados electorales, dijo hoy una fuente empresarial.

"Después de analizarse todos los escenarios postelectorales se decidirá una nueva fecha para esta reunión que debería estar ubicada entre los próximos meses de noviembre y febrero", dijo a Efe el presidente de Fedecámaras, Jorge Botti.

La reunión entre Gobierno, empresarios y OIT tenía como fin evaluar el impacto de las últimas medidas que ha tomado la Administración del presidente Hugo Chávez en cuanto a controles del ejercicio de la actividad empresarial, además de nacionalizaciones y expropiaciones de negocios privados.

Chávez promulgó en mayo pasado una nueva Ley del Trabajo que los empresarios han rechazado por considerar que algunos de sus artículos tienen "carácter punitivo" con multas y hasta órdenes de prisión, además de tener, dicen, "sesgos ideológicos" en otros en los que se pide "acabar con el modo de producción capitalista".

Además, el año pasado, el Gobierno aprobó la Ley de Costos y Precios Justos para establecer precios y márgenes de beneficios con la idea de hacer frente a la galopante inflación del país y dar un paso más en el camino al "socialismo bolivariano" que propugna Chávez, norma que también ha sido criticada por la patronal.

Chávez fue reelegido el domingo pasado para gobernar por seis años más en unas elecciones en las que logró obtener el 55,25 % de los votos, contra el 44,14 % del líder opositor Henrique Capriles, y ya anunció que en este nuevo período dará continuidad a su plan socialista. EFE