Los Steelers de Pittsburgh tal vez encuentren el sitio ideal para empezar a ganar como visitantes al visitar el jueves a los dóciles Titans de Tenesí.

Pittsburgh (2-2) cuenta con dos victorias y dos derrotas como visitantes.

Con la vuelta del running back Rashard Mendenhall para complementar al quarterback Ben Roethlisberger, los Steelers confían perforar a gusto la peor defensa de la NFL, la que más puntos ha permitido esta temporada.

"Si queremos ser un equipo competitivo, la clase de equipo que buscamos ser, hay que ir a sitios hostiles y ganar", dijo el técnico de los Steelers Mike Tomlin. "No lo hemos hecho. La noche del jueves en Nashville, esperamos un ambiente hostil. Esperamos un mayor apremio de estos jugadores".

Apremio es lo menos que se podría decir, ya que los Steelers enfrentan a un rival con la moral por el suelo.

Los Titans (1-4) vienen de perder 30-7 ante los Vikings de Minnesota, partido en el que el quarterback Matt Hasselbeck estuvo inoperante al reemplazar al lesionado Jake Locker. Su corredor Chris Johnson apenas registró 24 yardas en 15 acarreos.

Pese a que el safety Troy Polamalu se perdería una tercera fecha por un esguince en la pantorrilla derecha y el linebacker LaMarr Woodley casi descartado por un esguince en la corva derecha, los Steelers quieren empezar a enhebrar una racha de victorias.

"Tenemos que comenzar a jugar bien", dijo el defensive back de los Steelers Ike Taylor. "Hemos perdido esos dos partidos como visitantes, esa es la síntesis de nuestro 2012".

Ryan Mundy cubriría otra vez el lugar de Polamalu, aunque Will Allen podría recibir más oportunidades.

Los Titans, en tanto, son los últimos de la liga con 65.4 yardas por partido.

Johnson buscará redimirse, luego de su pésimo partido el fin de semana pasada, en el que perdió un balón. Johnson llegó a conseguir más de 2.000 yardas en una temporada, pero hasta ahora promedia 2,9 yardas por acarreos para totalizar 210 yardas y sin touchdowns.