La petrolera ecuatoriana Petroamazonas anunció hoy que incorporó 27,7 millones de barriles de crudo a sus reservas, en dos pozos de exploración perforados en el sector de la Amazonía donde opera.

Las perforaciones se hicieron este año en las zonas de la provincia amazónica de Orellana y corresponden a los "pozos exploratorios Oso Norte-1", en el denominado Bloque 7, y "Yanaquincha Norte-1", en el Bloque 15.

El primero de ellos arrojó reservas por 25,2 millones de barriles, mientras que el segundo 2,5 millones, informó Petroamazonas en un boletín distribuido hoy por su unidad de Comunicación.

Ambos pozos fueron diseñados para explorar los reservorios de formaciones del cretácico conocidos como "Napo" y "Hollín", que se encuentran en "dos trampas estructurales"; es decir, en estructuras geológicas que acumulan y concentran petróleo y lo mantienen atrapado y "sin posibilidad de escape", precisa el informe.

Además, la empresa pública Petroamazonas explicó que ejecuta al momento otros proyectos de exploración conocidos como "Balsayacu-1" y "Pañacocha Volcánico-1", y que prevé perforar otro par en los próximos meses: "Tangay-1" y "Apaika Sur-1".

Asimismo, la petrolera ecuatoriana recordó que su meta para este año era incorporar 25 millones de barriles de crudo a sus reservas, por lo que expresó su satisfacción por haber superado las proyecciones.

El gerente de la unidad de Exploración de Petroamazonas, Manuel Rivera, señaló que las tareas exploratorias en la cuenca amazónica son una "prioridad" de su compañía, ya que el descubrimiento de nuevos yacimientos favorece al "incremento de reservas inmediatas, en beneficio de la producción nacional".

Petroamazonas extrae actualmente unos 150.000 barriles diarios de crudo, lo que representa el 32 por ciento de la producción total del país, en torno a los 500.000 barriles diarios.

Ecuador es el quinto productor de petróleo de América y el socio más pequeño de la Organización de Países Exportadores de Petróleo.