Los hijos del ex presidente Alberto Fujimori, condenado a 25 años de prisión por violaciones a los derechos humanos, solicitaron formalmente al gobierno el miércoles un indulto para el ex mandatario, alegando el deterioro de su salud y su padecimiento de cáncer en la lengua.

El pedido fue presentado por los cuatro hijos de Fujimori, de 74 años, en el ministerio de Justicia, luego de lo cual se dirigieron a Palacio de Gobierno donde presentaron una carta dirigida al presidente Ollanta Humala a quien pidieron que otorgue el indulto por razones humanitarias.

"Esto no es un tema político, es un tema netamente humanitario", afirmó Keiko Fujimori, la hija mayor, y líder del partido fujimorista Fuerza 2011, a periodistas en Palacio de Gobierno. Estaba acompañada por sus hermanos Hiro, Sachi y Kenji Fujimori.

"(Es) un pedido de indulto que ha sido hecho bajo criterios médicos, con toda la documentación del historial clínico, y esperamos que sea resuelto de manera humanitaria", sostuvo.

En las afueras de Palacio de Gobierno y del ministerio de Justicia, grupos de simpatizantes de Fujimori corearon consignas de apoyo al ex gobernante y mostraron carteles con inscripciones que rezaban "Fujimori libertad".

Keiko Fujimori recordó que Fuerza 2011 es la primera fuerza de oposición en el Congreso, y dijo que "esperamos un resultado positivo a nuestro pedido, y (Humala) tendrá la gratitud de nosotros como hijos".

El presidente del Consejo de Ministros, Juan Jiménez, dijo luego de la presentación de la solicitud de indulto, que ésta seguirá trámite en el ministerio de Justicia a través de la Comisión de Gracias Presidenciales.

Sobre el tiempo que podría tomar la evaluación del documento, Jiménez dijo que eso dependerá de si ha sido bien formulado y sustentado. Declinó estimar el plazo en el que se emitiría una respuesta.

"No hay un plazo preestablecido en las normas o en la materia", indicó.

Fujimori purga desde 2007 una condena de 25 años de cárcel por el asesinato de 25 personas en dos matanzas cometidas por un escuadrón de aniquilamiento del ejército en los inicios de su gobierno (1990-2000).

En 1997 y en 2008 Fujimori fue operado por un cáncer en la lengua y posteriormente fue sometido a otras tres intervenciones para extirpar lesiones precancerosas en el mismo lugar.

Su familia alega que Fujimori es un paciente de cáncer de alto riesgo, y que padece depresión por su reclusión, lo que no contribuye a su salud. Sin embargo, algunos médicos que han conocido su caso descartaron que su situación sea delicada.

En los últimos días se desató un debate en Perú entre quienes están a favor del indulto al ex presidente, y quienes se oponen por considerar que su estado no es de gravedad y que de ser favorecido con esa gracia se estaría sentando un precedente de impunidad en Perú.

Según una encuesta de la firma CPI, divulgada el miércoles, un 70,1% de limeños está a favor de que se conceda el indulto a Fujimori, mientras un 28,3 se encuentra en desacuerdo, y un 1,6 no opina. El sondeo se realizó en base a una muestra de 500 entrevistados y tiene un margen de error de más/menos 4,4%.

Además de la condena por violaciones a los derechos humanos, Fujimori cumple otras cuatro penas por delitos de corrupción. No obstante, en Perú las penas no se acumulan sino que prevalece la mayor.

Fujimori gobernó autoritariamente durante una década. En noviembre del 2000, abrumado por un escándalo de corrupción que comprometió a su brazo derecho y ex asesor de inteligencia Vladimiro Montesinos, abandonó el país, y renunció vía fax desde Japón, donde vivió tranquilamente por cinco años eludiendo a la justicia peruana amparado en su nacionalidad japonesa.

En 2005, no obstante, intentó retornar a Perú, a través de Chile, pero fue detenido en ese país a pedido de las autoridades peruanas, quienes consiguieron su extradición dos años después.

En 2009, un tribunal civil condenó a Fujimori a 25 años por las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta, en un caso en el que él sostuvo su inocencia.