El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, anunció hoy que prescindirá del Ejército para disuadir a manifestantes, luego de la muerte de ocho campesinos indígenas la semana pasada en una carretera del oeste del país supuestamente a manos de soldados.

El mandatario informó que ha ordenado a sus ministros de Gobernación, Mauricio López Bonilla, y de la Defensa, Ulises Anzueto, que "en las protestas o manifestaciones de tipo social no se utilice al Ejército" para disuadirlas cuando ello sea necesario.