El presidente estadounidense, Barack Obama, considera "repugnante y trágico" el tiroteo a la niña activista pakistaní Malala Yusufzai, de 15 años, por parte de los talibanes y califica de acto de "cobardía" los ataques contra niños, indicó hoy la Casa Blanca.

"Sé que el presidente encuentra la noticia como vergonzosa, repugnante y trágica. Dirigir ataques violentos contra niños es de bárbaros, es una cobardía", explicó Jay Carney, portavoz de la Casa Blanca en su rueda de prensa diaria.

La joven activista por la paz Malala Yusufzai, de 15 años, resultó herida ayer junto a dos compañeras de escuela tras recibir disparos en su región natal, el norteño valle paquistaní de Swat.

Yusufzai se encuentra estable, después de que los médicos lograran extraerle esta madrugada con éxito una bala del cuello.

Carney agregó que Estados Unidos ha ofrecido "asistencia" a Yusufzai y que las Fuerzas Armadas estadounidenses han puesto "a su disposición una ambulancia aérea y tratamiento médico en una instalación adecuada si es necesario".

Yusufzai recibió el año pasado el Premio Nacional de la Paz por su defensa de los derechos humanos frente a los ataques de los integristas talibanes que dominaron el valle del Swat hasta una ofensiva militar de 2009.

Por su parte, los talibanes reivindicaron el ataque en un extenso comunicado enviado a medios locales en el que afirmaban que "Malala fue atacada por su papel pionero en la prédica del secularismo y de la llamada ilustración moderada".