El presidente de Bolivia, Evo Morales, afirmó hoy que su nación nunca morirá, ni será descuartizada, ni anexada a otros países, en un discurso a propósito de la conmemoración de los 30 años continuos de democracia boliviana.

Morales habló en esos términos en la región amazónica de Beni en la que destacó la importancia de la fecha y criticó a los Gobiernos anteriores acusándolos de haber buscado la muerte del país.

"Yo estoy convencido de que Bolivia nunca jamás se va a morir, nunca jamás va ser descuartizada o anexada a otros países, como intentaban desde afuera y desde adentro", dijo Morales.

El 10 de octubre de 1982 juró como presidente el político de izquierda Hernán Siles Suazo, tras varios años de dictaduras y golpes militares, inaugurando este período democrático.

Tras la renuncia de Siles Suazo en 1985 y el adelantamiento de las elecciones, ese año asumió el poder Víctor Paz Estensoro que pasó a la historia por justificar unas medidas liberales y privatizaciones con el argumento de que Bolivia se estaba muriendo.

Morales dijo que en ese momento se impuso "un modelo económico de saqueo" que duró veinte años hasta su llegada al poder en 2006, cuando decidió aumentar el control estatal sobre la economía.

"La lucha del pueblo boliviano siento que salvó a Bolivia. Querían matar a Bolivia, descuartizarla (...) Y este día se recuerda los 30 años de recuperación de la democracia", sostuvo.

En otro acto, reiteró su acusación a Estados Unidos de ser el promotor de golpes contra Gobiernos de izquierda, como a su juicio ocurrió en 2008 en Bolivia durante una ola de protestas opositoras.

Sostuvo que con la expulsión ese año del embajador estadounidense Philip Goldberg cesó "la conspiración contra la democracia", aunque el Gobierno de Washington siempre ha rechazado esa denuncia.

También a propósito de la vigencia del período de la democracia, cinco exmandatarios expresaron el martes su preocupación por lo que consideran el uso de mecanismos judiciales para recortar libertades y derechos, al tiempo que respaldaron la libertad de expresión.

El mensaje fue firmado por los expresidentes Jaime Paz Zamora (1989-1993), Jorge Quiroga (2001-2002), Carlos Mesa (2003-2005) y Eduardo Rodríguez (2005-2006) y el exvicepresidente Víctor Hugo Cárdenas (1993-1997).