El español Marc Márquez (Suter) y el alemán Sandro Cortese (KTM) van camino de poder confirmar matemáticamente sus respectivos títulos mundiales de Moto2 y Moto3 durante el denominado "trío" asiático, en el que se disputarán de forma seguida y en tres semanas los grandes premios de Japón, Malasia y Australia.

Márquez es líder sólido en Moto2, con 48 puntos de ventaja sobre su más inmediato perseguidor y, lo que es mejor para sus estadísticas, con siete victorias de tres posibles y un sólo "cero", el que sufrió en el circuito francés de Le Mans, además de una "discreta" quinta plaza en Mugello (Italia), en el resto siempre ha estado en el podio.

Con esos números se antoja bastante complicado que su principal y casi único rival, su compatriota Pol Espargaró (Kalex) -aunque el italiano Andrea Iannone (Speed Up) y el suizo Thomas Luthi (Suter) todavía tienen opciones matemáticas de aspirar al título-, pueda arrebatarle el gran objetivo que se le negó la pasada temporada, precisamente durante el periplo asiático, de proclamarse campeón del mundo de Moto2.

El piloto de Suter lleva cuatro podios consecutivos, tres de ellos en el peldaño más alto, aunque en su última actuación se tuvo que conformar con la tercera posición, justo tras Pol Espargaró, que aprovechó su oportunidad en Motorland Aragón para sumar la tercera victoria de la temporada y con ello recuperar algo de la confianza perdida en los tramos finales de carrera, en los que habitualmente se imponía su rival.

El circuito de Motegi puede ver una nueva pelea por la victoria entre ambos, pero seguro que tanto Iannone como Luthi, sin olvidar a otros pilotos como el italiano Claudio Corti o los británicos Bradley Smith y Scott Redding, buscarán concluir la temporada de la mejor manera posible y ello pasa por buscar su primer triunfo de la presente campaña en el caso de los tres últimos.

Si Márquez cuenta con una ventaja de 48 puntos en Moto2, la diferencia que acumula Sandro Cortese en Moto3 es aún mayor, 51 puntos, lo que le sitúa en una posición inmejorable para regresar al Viejo Continente con el título mundial adjudicado en propiedad.

La mala suerte de su gran rival, el español Maverick Viñales (FTR), quien vio como un fallo electrónico le dejaba fuera de carrera en la vuelta de calentamiento, se podría decir que prácticamente le entregó el título mundial en bandeja al alemán.

Cortese, vencedor de tres grandes premios, acumula una ventaja superior a lo que serían más de dos carreras sin puntuar respecto a su más inmediato perseguidor, lo cual no se ha dado todavía con el piloto teutón, efectivo y eficaz a lo largo de todo el año.

El piloto alemán de origen italiano, es el único participante de la nueva categoría de Moto3 que ha logrado concluir todos los grandes premios disputados hasta la fecha y esa regularidad es la que mayores opciones de éxito le otorga, a lo que hay que añadir que su peor resultado de todos ellos es un sexto puesto.

Así las cosas, para Maverick Viñales, a 66 puntos de distancia de su rival, su único y gran objetivo para lo que queda de campeonato, olvidándose de un título mundial que se encuentra muy lejos, debe ser ganar el mayor número de carreras posibles -lleva cuatro-, para dejar claro a todos y a él mismo, que es uno de los mejores de la categoría y que en 2013 tiene que ser el piloto de referencia en la misma escudería en la que se encuentra, con la que ya ha renovado su contrato por dos temporadas más.

Pero Cortese y Viñales no serán los únicos contendientes con opciones, tras ellos destaca un piloto, el español Luis Salom, que ha hecho una segunda parte del campeonato espectacular y que le ha valido que el fabricante dominador de la competición, los austríacos de KTM, se hayan fijado en él para su equipo oficial de 2013.

Salom ocupa la segunda posición del campeonato a 51 puntos de Cortese, con ocho podios, de ellas dos victorias en las cuatro carreras precedentes, y cuatro segundas posiciones, también dos en los últimos grandes premios.

Pero Moto3 es la categoría más disputada del campeonato del mundo de motociclismo con diferencia y ello hace que el abanico de aspirantes a la victoria en las últimas carreras de la temporada sea mucho más amplio, si bien lo cierto es que Sandro Cortese cuenta con todas las posibilidades de regresar a Europa como campeón del mundo.