El primer ministro de Irak, Nuri al Maliki, negó hoy que Irán esté suministrando armamento al régimen sirio de Bachar al Asad a través de territorio iraquí, como ha denunciado Estados Unidos.

"Eso no es verdad. Nosotros no hemos autorizado que el territorio de Irak sea utilizado para el transporte de armamento o guerrilleros a los países vecinos", dijo Maliki a la agencia Interfax.

Maliki, que se reúne hoy con el presidente ruso, Vladímir Putin, destacó que Bagdad "ha revisado aviones sin avisar previamente y no encontramos ningún armamento a bordo".

Tales declaraciones "son más una maniobra o juego político, ya que Siria no necesita armamento que le sea entregado a través de suelo iraquí", apuntó.

El jefe del Gobierno del país árabe subrayó que ningún país ha aportado pruebas de que sea una realidad el tránsito de armas iraníes por el espacio aéreo iraquí con destino a Siria, lo que de confirmarse crearía graves problemas a Bagdad.

"Le hemos dicho con claridad tanto a Siria como a Irán que les autorizamos el transporte de mercancías, pero no de armamento. Y vamos a seguir realizando revisiones", dijo.

La secretaria de Estado norteamericano, Hillary Clinton, llamó recientemente a Irak a cerrar el espacio aéreo de ese país a los aviones iraníes, aduciendo que Teherán asiste militarmente a Damasco.

Irak ya cerró su espacio aéreo a los aviones procedentes de Corea del Norte, país que es acusado de suministrar armamento a muchos regímenes denostados por Washington.

A su vez, Maliki criticó a Turquía por su política en relación a Siria y tachó de "muy exagerado" decir que Damasco bombardeó territorio turco.

"No hay que atizar una guerra y atraer a toda una organización como la OTAN para defender a Turquía. Nada amenaza a Turquía. Consideramos que la política turca es incorrecta", dijo.

El dirigente iraquí opina que "Turquía se comporta de manera vergonzosa, como si asumiera la responsabilidad por la solución de los problemas en Siria en vez del pueblo sirio y quiere obligarles a aceptar su decisión".

"Por eso, la comunidad internacional debe interferir y frenar a Turquía. Esto es muy peligroso. No quiera Dios que se repita el escenario libio", señaló.

Maliki aseguró esta semana a su llegada a Rusia que su Gobierno no apoya ni al régimen sirio ni a la oposición armada.

"Nosotros no apoyamos ni a las autoridades ni a la oposición. Nuestra relación con las dirigentes de Siria o de otro país se basan en cómo ese Gobierno expresa los intereses de su pueblo", dijo.

Maliki aseguró que Bagdad apoya los acuerdos de Ginebra y las decisiones de la Liga Árabe sobre que el conflicto armado en el país vecino debe ser solucionado por medios pacíficos.

"Apoyaremos todos los intentos de solventar el problema por medios pacíficos, pero no nos pondremos de parte del Gobierno y en contra del pueblo. No se debe apoyar al Gobierno en perjuicio del pueblo", dijo.