Los líderes europeos no promoverán "incentivos financieros" para premiar los esfuerzos reformistas de los países de la eurozona, pero sí abordarán la posibilidad de que éstos firmen "contratos individuales" sobre las reformas que se comprometan a acometer.

En el borrador de las conclusiones que aprobarán los jefes de Estado y de Gobierno de la UE en su cumbre de los días 18 y 19 de octubre y que se ha filtrado a los medios de comunicación, no figura la posibilidad de unos incentivos financieros limitados, temporales, flexibles y enfocados para los países que cumplen sus deberes.

En un primer documento en el que el equipo del presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, redactó un borrador con "directrices" para elaborar las conclusiones de la cumbre, sí aparecía esta idea como una posibilidad que se debería "explorar" para apoyar el esfuerzo reformista de los países del euro.

En el texto actual se mantiene, sin embargo, la idea de que los Estados miembros de la eurozona suscriban "acuerdos individuales con una naturaleza contractual a nivel europeo sobre las reformas que se comprometan a acometer y sobre su implementación".

"El buen funcionamiento de la Unión Económica y Monetaria (UEM) para lograr un crecimiento económico, un empleo y una cohesión social más fuertes y sostenibles, requiere una coordinación, una convergencia y un cumplimiento más fuertes en las áreas de la política económica", argumenta Van Rompuy en el borrador.

Otra de las propuestas que se mantienen en el borrador actual se refiere a la fórmula ya mencionada con anterioridad por Van Rompuy y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, de crear un presupuesto propio para la eurozona.

"Para la zona del euro, el objetivo es avanzar hacia un marco financiero integrado. En este contexto, mecanismos para prevenir evoluciones presupuestarias insostenibles, así como mecanismos para la solidaridad fiscal -por ejemplo mediante una capacidad fiscal apropiada- deberían ser explorados", señala Van Rompuy en el texto.

"Tales mecanismos serían específicamente para la eurozona y por ende no serán cubiertos por el marco financiero multianual", eso es el presupuesto plurianual de la Unión Europea que se extiende durante un periodo de siete años.