Una mujer conocida como la "Dama Negra" realizó una cirugía cosmética de agrandamiento de glúteos a una bailarina londinense que consistió en inyectarle silicona industrial y suturar las heridas con un superpegamento, relató el miércoles una testigo en su juicio. Cuando la bailarina comenzó a tener problemas respiratorios y falleció en un cuarto de hotel, en febrero de 2011, la "Dama Negra" huyó, agregó la testigo.

Un juez ratificó un cargo de homicidio involuntario contra Padge Gordon después que la testigo — una amiga de la víctima, también londinense — declarase que ambas habían recibido inyecciones de silicona para agrandarse los glúteos.

Theresa Gyamfi dijo en su testimonio que la aplicación de inyecciones tuvo lugar en el hotel Hampton Inn y que Gordon abandonó a Claudia Aderotimi, de 20 años, cuando ésta comenzó a tener problemas respiratorios. Las londinenses no tenían más información sobre la mujer que habían conocido a través de un intermediario en internet y a quien sólo conocían como "Lilian".

Gyamfi, de 22 años, dijo que Gordon les había aplicado el mismo procedimiento en el hotel meses antes y que no habían tenido problemas. Regresaron para que les hiciera retoques, pero Aderotimi tuvo dificultad para respirar inmediatamente después que comenzó el segundo procedimiento, dijo Gyamfi. Aderotimi falleció en el hospital horas después.

Gordon, que permanece detenida bajo una fianza de 750.000 dólares, miraba al suelo cuando Gyamfi hizo su relato sobre la muerte de su amiga y cómo vio el cadáver en el hospital.

El médico forense del condado de Delaware, Frederic Hellman, rindió testimonio sobre cómo ese tipo de silicona industrial se diseminó por el torrente sanguíneo de la joven, el hígado, pulmones y cerebro. Afirmó que Aderotimi falleció de embolia pulmonar.

El abogado defensor Christopher Mannix manifestó que iba a cuestionar las conclusiones médicas durante el juicio, junto con las acusaciones de que su clienta aplicó las inyecciones. A Gordon, de 42 años, también se le conoce como Padge Windslowe y se le acusa de practicar la medicina sin licencia.

La Policía sospecha que Gordon ha realizado por lo menos 14 cirugías cosméticas, desplazándose de un lugar a otro y usando diferentes nombre a fin de evitar ser detectada.

Investigaron durante 18 meses la muerte de Aderotimi, con ayuda de la Oficina de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés), antes de presentar la denuncia por homicidio.

Mientras tanto, a Gordon se le acusó de agresión agravada por causar lesiones a una bailarina exótica en la víspera de Año Nuevo de 2011 en lo que se denominó "fiesta de bombeo" en Filadelfia, cuando aplicó inyecciones a un grupo de bailarinas sobre la mesa de un comedor. Una de ellas estuvo en el hospital con problemas respiratorios debido a que las partículas de la silicona que se adhirieron a sus pulmones eran demasiado pequeñas para ser extraídas quirúrgicamente, dijo un médico.

Gyamfi relató el miércoles por qué ella y su amiga de la infancia viajaron a Estados Unidos. "Deseábamos básicamente que nos aplicara las inyecciones para mejorar nuestra figura", dijo.

Ambas celebraban el próximo cumpleaños de Aderotimi en el segundo viaje. Le pagaron a Gordon 2.000 dólares cada una por las inyecciones en el primer viaje y 1.800 en el segundo viaje.