Turquía responderá con más fuerza a cualquier futuro bombardeo de Siria, afirmó el miércoles el jefe militar turco, con lo que mantiene la presión sobre su vecino del sur un día después de que la OTAN se dijo lista para defender Turquía.

El general Necdet Ozel revistó a las tropas que fueron puestas en estado de alerta a lo largo de la frontera de 910 kilómetros (566 millas) con Siria después de una semana de que el intercambio de artillería aumentó las tensiones entre los vecinos, detonando los temores de un conflicto regional mayor. Turquía ha reforzado la frontera con artillería y desplegó más aviones de combate en una base aérea cercana a la franja fronteriza desde que un cañoneo sirio mató a cinco civiles turcos la semana pasada.

"Respondimos, y si (el cañoneo) continúa, responderemos con más fuerza", dijo Ozel, en declaraciones recogidas por la agencia de noticias Dogan, durante una visita al poblado de Akcakale, donde ofreció sus condolencias a un hombre que perdió a su esposa y tres hijas en el ataque sirio.

El martes, el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, dijo que la alianza se encuentra lista para defender Turquía, su mayor muestra de apoyo hacia su aliado desde el inicio del intercambio de artillería.

___

Frank Jordans en Estambul contribuyó a este despacho.