El importante ex jefe paramilitar Salvatore Mancuso, detenido en una cárcel de Estados Unidos, fue condenado a 24 años de prisión como autor intelectual de la masacre de 19 personas en 1998, informó el miércoles la Fiscalía General.

La sentencia condenatoria de un tribunal penal de la ciudad de Villavicencio, a 75 kilómetros al sureste de Bogotá, recayó en Mancuso por su aceptada participación en los delitos de homicidio agravado, terrorismo y concierto para delinquir o la asociación de dos o más personas para cometer un número indeterminado de crímenes, dijo la Fiscalía mediante un comunicado.

Los hechos investigados se remontan al 4 de mayo de 1998, cuando unos 200 hombres armados, vestidos con uniforme de las Fuerzas Militares, arribaron a dos caseríos del municipio de Mapiripán, en el departamento de Meta, a 300 kilómetros al sureste de la capital colombiana, y asesinaron en el sector de Caño Jabón a 19 personas por considerarlos colaboradores de la guerrilla.

Durante la incursión armada a los caseríos de Puerto Alvira y Caño Jabón, agregó la Fiscalía, "los pobladores fueron intimidados, acto seguido (los paramilitares) los dividieron en dos grupos, los condujeron a la pista de aterrizaje y al parque principal" y procedieron a asesinarlos. También los ilegales saquearon propiedades, incendiaron viviendas y la pista aérea.

Los hombres armados habían llegado a la región 10 meses antes procedentes de la región de Urabá, en el departamento de Antioquia, noroeste de Colombia, donde Mancuso era el hombre fuerte de los paramilitares o las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

Durante una primera incursión en esa zona del Meta, en julio de 1997, los paramilitares perpetraron en Mapiripán una masacre. La cifra de víctimas de Mapiripán ha sido ubicada en 49, pero a fines del año pasado y tras la admisión de una sobreviviente que tres parientes, que dijo habían sido asesinados por los paramilitares, en realidad o estaban vivos o habían muerto antes del ataque.

Mancuso había aceptado su participación en la matanza de Caño Jabón de mayo de 1998 en una audiencia judicial celebrada en septiembre de 2011 ante un fiscal de la Unidad Nacional de Derechos Humanos de la Fiscalía.

En mayo de 2008, Mancuso y otros 13 importantes cabecillas paramilitares fueron extraditados a Estados Unidos bajo cargos de narcotráfico.

Actualmente Mancuso se encuentra recluido en una cárcel de Northern Neck Regional del Condado de Richmond, Virginia, Estados Unidos, según dijo la Fiscalía en su comunicado.