El ex jefe de un equipo militar estadounidense de 16 integrantes en Libia dijo que el consulado en Bengasi, donde el embajador de Estados Unidos fue asesinado, nunca logró contar con el número de elementos que necesitaba para proteger el complejo.

En su testimonio preparado para una audiencia ante la Cámara de Representantes programada para el miércoles, el teniente coronel Andrew Wood señaló que las medidas de seguridad en Bengasi siempre fueron un problema durante su presencia en Libia desde mediados de febrero a mediados de agosto.

Wood dijo que, en abril, un solo agente de seguridad diplomática estadounidense estaba destacado en Bengasi.

Se espera que funcionarios del Departamento de Estado que sirvieron en Libia testifiquen que las peticiones de más seguridad fueron omitidas o rechazadas.

El embajador Chris Stevens y otros tres estadounidenses murieron en el ataque del 11 de septiembre.