El ministro español de Defensa, Pedro Morenés, confió hoy en que la mejoría de la situación en Afganistán permita "adelantar el repliegue" de las tropas españolas y retirar efectivos a un ritmo mayor del previsto hasta ahora.

Según explicó Morenés, desde Afganistán siguen llegando "buenas noticias" sobre la posibilidad de que "podamos adelantar el repliegue español en función de la nueva situación que estamos viviendo", algo que el ministro ya había adelantado anteriormente.

Morenés participó en la reunión ministerial que la OTAN ha celebrado ayer y hoy dedicada, entre otros temas, a analizar la situación afgana.

Por ahora, España tiene previsto retirar antes de fin del año el 10 por ciento de los 1.500 militares desplazados en Afganistán, mientras que el 40 por ciento volverá a lo largo del siguiente y el 50 por ciento restante en 2014.

Morenés indicó hoy que si la situación continúa siendo positiva en la provincia de Badghis y la zona de Herat -donde se concentran las tropas españolas-, el Gobierno estaría en disposición de cambiar esos porcentajes y adelantar la salida de militares.

El ministro no quiso precisar los posibles cambios y aseguró que sería "prematuro" hablar de nuevos porcentajes de repliegue, aunque dio a entender que las modificaciones pueden ser importantes.

"Yo tengo la impresión que, si seguimos como estamos, puede ser no una cosa insignificante, sino una cosa que tenga un peso desde el punto de vista de nuestra presencia", avanzó.

En cualquier caso, Morenés dejó claro que España sigue comprometida con el calendario pactado por la OTAN y estará en Afganistán hasta 2014, cuando la Alianza pondrá fin a su misión de combate.

A partir de entonces, España está dispuesta a contribuir al nuevo operativo que desplegará la OTAN y que estará centrado en tareas de formación de las fuerzas de seguridad afganas y de asistencia.

Según avanzó el ministro, la idea del Gobierno es que las tropas españolas puedan seguir contribuyendo en áreas donde ya tienen experiencia y puso como ejemplo su trabajo para permitir la actividad en el aeropuerto de Herat.

Respecto al curso de la actual misión, Morenés aseguró que los "resultados son muchísimo mejores" de los reflejados en la opinión pública y los medios de comunicación y subrayó que las "impresiones son francamente buenas".

Respecto al alza de los ataques perpetrados por miembros de las fuerzas de seguridad afganas contra las tropas internacionales que cooperan con ellas, Morenés aseguró que es una táctica de la insurgencia que genera "preocupación" en la Alianza y que tiene un efecto "demoledor" a la hora de ser explicado a la opinión pública.