La tercera reelección consecutiva del venezolano Hugo Chávez, el que más tiempo lleva en el poder de los actuales presidentes latinoamericanos, parece haber despertado el interés de otros por seguir sus pasos.

En las 72 horas posteriores al triunfo electoral de Chávez este domingo, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha anunciado que hay "altas probabilidades" de que sea candidato en las presidenciales de febrero y el depuesto Fernando Lugo ha revelado su intención de competir por la Presidencia de Paraguay en abril.

Además, en Argentina se han incrementado las voces de los que reclaman un cambio constitucional que permita a Cristina Fernández buscar un tercer mandato y en Chile una encuesta ha revelado hoy que los electores quieren que la expresidenta Michele Bachelet sea candidata en 2013.

Bachelet aun no ha dicho si peleará por la Presidencia o no, pero si las elecciones fueran hoy sería la más votada, con un 43 % de respaldo, según la encuesta del Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea (CERC).

"No tendría que haber ningún impedimento legal para la voluntad popular", dijo esta semana el líder piquetero argentino Luis D'Elía, partidario de una reforma constitucional que abriría la puerta a la tercera elección consecutiva (segunda reelección) de Fernández.

La "re-reelección", como se conoce en Argentina, no es algo nuevo en la política de ese país.

El peronista Carlos Menem, presidente de 1989 hasta el año 2000, coqueteó con la idea de volver a cambiar la Constitución, que había sido reformada a instancias suyas en 1994 para permitir que el jefe del Estado pudiera ser elegido por un segundo periodo, pero la idea no cuajó y no pudo presentarse a las elecciones del 2000.

Sí lo hizo en las del 2003 y fue el más votado en la primera vuelta, pero renunció a competir en la segunda debido a los malos pronósticos y Néstor Kirchner, el otro contendiente, fue declarado ganador sin que se celebrara la nueva ronda.

Para que la peronista Fernández pueda presentarse habría que rescatar la idea de Menem.

Tampoco Lugo puede volver a ser candidato en las elecciones de abril próximo si se toma al pie de la letra la Constitución paraguaya, que prohíbe la reelección de los presidentes, que sólo pueden tener un mandato de cinco años.

Él alega que como fue destituido por el Parlamento en junio pasado no pudo completar su mandato, que hubiera terminado en agosto de 2013 con el traspaso del poder al ganador de las elecciones de abril de ese año.

El presidente de la Corte Suprema de Paraguay, Víctor Núñez, reiteró hoy que, de acuerdo con la Constitución, Lugo sólo podría competir por un puesto en el Senado.

Núñez "dice (que) puedo ser senador, y ¿por qué no presidente, si son las mismas condiciones?", se preguntó Lugo, líder de un frente de partidos izquierdistas minoritarios que este martes sufrió un duro golpe con la salida de sus filas del expresentador de televisión Mario Ferreiro, que será candidato en abril.

En Ecuador, el presidente Correa dijo este martes que cuenta con el respaldo de su familia para presentarse a la reelección, aunque aclaró que la decisión será de su movimiento político.

"No he decidido aún postularme a la Presidencia, es decisión de AP (Movimiento Alianza País). Hay altas probabilidades de que me nominen a mí", aseveró Correa en la entrevista con la Asociación Ecuatoriana de Radiodifusión (AER).

Correa recibió la banda presidencial en 2007, pero al cabo de dos años en el poder se celebraron nuevas elecciones bajo las reglas de una nueva Constitución que permite por una sola vez la reelección presidencial, así que todavía puede ser candidato una vez.

Algo parecido hizo su colega boliviano, Evo Morales, que asumió su primer mandato en 2006 y obtuvo un segundo mandato en 2009, ya con nueva Constitución en el país, que al igual que en Ecuador establece la posibilidad de una sola reelección.

También Morales cree que el contador se puso en cero después de la aprobación de la Constitución, lo que a su juicio le permite buscar la reelección en 2014, pero la oposición opina lo contrario, así que en su día el Tribunal Constitucional deberá pronunciarse.

En Nicaragua, Daniel Ortega asumió el pasado enero su tercer mandato presidencial y el segundo consecutivo en medio de una polémica aún no zanjada acerca de la constitucionalidad de su candidatura en las elecciones de noviembre de 2011.

La Constitución nicaragüense prohíbe la reelección consecutiva del presidente, sin embargo, los magistrados sandinistas de la Corte Suprema de Justicia, sin presencia de magistrados opositores, declararon en octubre de 2009 inaplicable el artículo de la Carta Magna que lo impedía y limitaba a dos su número de mandatos.

Una vez que Fidel Castro abandonó el poder en Cuba en 2008, después de casi medio siglo, el venezolano Chávez, que se declara su "hijo" y discípulo, es hoy el dirigente latinoamericano que más tiempo lleva gobernando.

Aún tiene por delante un nuevo mandato de seis años que comenzará en enero de 2013 y terminará en 2019, veinte años después de su primera asunción presidencial.