El presidente del Boca Juniors, Daniel Angelici, pidió a los jugadores que transpiren la camiseta y la afición reprueba al entrenador Julio Falcioni en medio de un ambiente tenso en el club que se agrava con los recientes resultados negativos del equipo en la Liga argentina de fútbol.

"Los que salen a jugar son los futbolistas", dijo Angelici para quitarle presión a Falcioni, pero un exdirigente aseguró que la directiva ofreció ese cargo hace diez días a Carlos Bianchi, el técnico con el que el equipo logró la mayor cantidad de títulos de su historia.

Roberto Digón, vicepresidente boquense durante la gestión anterior a la de Angelici, agregó que Bianchi, quien se encuentra en Francia, rechazó el ofrecimiento mientras haya un entrenador en funciones.

El Belgrano de Córdoba derrotó el domingo pasado al Boca Juniors por 3-1, resultado que corroboró la crisis futbolística del equipo de Falcioni, que ha logrado solamente un punto de los nueve disputados recientemente.

Tras esa derrota, Angelici disparó: "El hincha acepta perder, pero no que falte actitud y en los últimos partidos en algunos jugadores ha faltado eso. Hay que hablar menos y transpirar la camiseta".

"Me molestan algunas actitudes displicentes que uno ve desde fuera", dijo. "El cuerpo técnico puede decidir la táctica pero los que están adentro de la cancha son ellos. Yo nunca vi a un entrenador que vaya a cabecear o dé un pase al rival. Vamos a hablar, como siempre lo hacemos, porque tenemos que salir adelante, empezar a ganar y no perder más puntos", añadió.

Los jugadores guardaron silencio, pero desde Turquía el delantero Pablo Mouche, traspasado por el Boca al Kayserispor recientemente, indicó a sus excompañeros a través de la red social Twitter: "No le den bola a la gilada (los estúpidos). Los banco (apoyo) a muerte, genios!!!"

Mouche publicó el mensaje con una foto en la que posó con el defensa Rolando Schiavi y el centrocampista Cristian Chávez.

Al hablar de Angelici, Digón aseguró que "no sabe nada de fútbol" y aseguró que quienes lo acompañan en la directiva "tampoco", pero indicó que su llegada al Boca Juniors es utilizada como un trampolín al mundo de la política.

"Angelici me confió personalmente que en 2015 pretende ser Jefe de Gobierno de la Ciudad, siguiendo los pasos de Mauricio Macri (expresidente boquense y actual jefe de Gobierno), ya que está empeñado en desarrollar una carrera política", aseguró.

"Angelici no tiene experiencia como dirigente deportivo y eso se ve en el Boca Juniors. Una prueba de ello fueron las lamentables expresiones que tuvo sobre los jugadores", señaló Digón.

El Boca Juniors recibirá el día 21 al Estudiantes de La Plata y una semana después visitará a su eterno rival, River Plate, fuera de casa. No es seguro que una victoria alcance para superar el mal momento boquense, pero con dos triunfos será suficiente para gastar unos pesos en pirotecnia. Como siempre ha ocurrido.