Argentina mantendrá ante Uruguay el viernes próximo el planteamiento ofensivo que le permitió alcanzar el primer puesto en las eliminatorias sudamericanas del Mundial 2014, con Ángel Di María, Lionel Messi, Gonzalo Higuaín y Sergio 'Kun' Agüero.

Éste último recuperará la titularidad tras superar una lesión y por la baja de Ezequiel Lavezzi, quien le sustituyó con rendimientos que cosecharon elogios de la prensa y la aprobación del seleccionador Alejandro Sabella.

Los primeros movimientos del equipo en Buenos Aires, con vistas a los encuentros con Uruguay y Chile, mostraron que la selección argentina cambia radicalmente sus planteamientos según las circunstancias: juega cargada en ataque los partidos oficiales y con cinco defensas los amistosos.

Pero Sabella avisó que no debería extrañar a nadie si éste ultimo esquema fuera utilizado en las eliminatorias fuera de casa, debido a la dureza que tiene la competición, en el caso de que la ventaja en la clasificación se consolidara en las próximas jornadas con respecto a otros aspirantes a participar en la fase final de Brasil 2014.

Argentina contará en la mitad del campo con Javier Mascherano en el bloqueo y con Fernando Gago en función mixta, lo cual indica que al primero de ellos, más defensa que medio en los últimos tiempos en el Barcelona, Sabella lo prefiere situado delante de la línea de zagueros.

Al referirse al estilo ofensivo albiceleste, Messi dijo el martes: "Nos gusta jugar así, con tres delanteros. El entrenador lo sabe y cuando puede lo propone para que juguemos de esa manera. Conocemos el estilo que pretende, entre nosotros nos conocemos, el grupo se está haciendo fuerte y eso es lo más importante".

"En lo personal, me gusta jugar con más gente arriba, depende de los partidos. Para nosotros cuanta más gente hay cerca para llegar al arco rival, mejor. Creo que tenemos jugadores como para hacerlo, espectaculares arriba, y hay que aprovechar eso también", afirmó.

Según Messi, Argentina se encuentra en "una etapa de crecimiento". No obstante, aclaró: "Todavía nos faltan muchísimas cosas, y aunque se den los resultados no hay que volverse locos".

"Nos estamos haciendo fuertes como grupo y como equipo, pero todavía nos falta. Hay que seguir creciendo, hay margen. Las eliminatorias no dan a veces para jugar bien, hay más lucha que juego, pero sabemos que falta mucho", añadió.

"Si bien estamos primeros en las eliminatorias, estamos todos pegaditos. Pierdes un partido y te puedes ir abajo otra vez", advirtió el jugador rosarino.