El bateador emergente dominicano Joaquín Arias impulsó la carrera de la diferencia al aprovechar un error del antesalista Scott Rolen en el décimo episodio, y dio a los Gigantes de San Francisco una victoria por 2-1 sobre los Rojos de Cincinnati.

Los Gigantes consiguen un respiro para seguir con vida en la serie divisional de la Liga Nacional, y con su triunfo evitan "barrida" y reducen la desventaja a 1-2 en la serie que se juega al mejor de cinco.

Los Gigantes evitaron la "barrida" cuando Rolen, un tercera base con ocho Guantes de Oro, titubeó para poner "out" a Arias en primera y después mandó demasiado tarde la bola, permitiendo que el receptor Bustey Posey anotase la carrera del triunfo.

Los Gigantes estuvieron siete episodios maniatados por el abridor Homer Bailey, quien les permitió sólo un imparable y les ponchó a 16 jugadores.

Pero el bateo oportuno de los Gigantes surgió en el décimo episodio cuando consiguieron dos imparables y aprovecharon el error de Rolen.

La victoria le correspondió al cerrador Sergio Romo (1-0), último de cinco lanzadores que usaron los Gigantes. Romo lanzó dos episodios perfectos para conseguir el triunfo.

"Nuestro primer objetivo está cumplido y es del llegar al cuarto partido", declaró Bruce Bochy, piloto de los Gigantes. "Ahora la presión es menor y la moral mayor de cara al próximo partido".

Los Rojos perdieron con el cerrador Jonathan Broxton (0-1) en una entrada, aceptó dos imparables y una carrera y no hizo su trabajo como el equipo esperaba.

Ambas novenas volverán a medirse el miércoles para el cuarto juego de la serie que tendrá el mismo escenario del Great American Ball Park, de Cincinnati, que para el tercer partido registró un lleno con una asistencia de 44.501 espectadores.

Por los Gigantes ascenderá al montículo el abridor zurdo Barry Zito, mientras que los Rojos informaron que analizarán las posibilidades si puede subir al montículo el estelar dominicano Johnny Cueto, quien sufrió dolores de espalda durante el primer episodio del juego inaugural de la serie.

"No vamos a arriesgar nada con Johnny (Cueto), si él se siente bien y los médicos dan la luz verde, entonces lanzará, de lo contrario pondremos a otro lanzador", comentó el veterano piloto de los Rojos, Dusty Baker.