El secretario general del Sindicato Unitario de Trabajadores en la Educación del Perú (Sutep), René Ramírez, denunció hoy que ha sido amenazado de muerte por integrantes de la agrupación radical Conare, que se opone al levantamiento desde hoy de la huelga que inició ese sector hace un mes.

"Esa gente está camuflada en medio de las masas tratando de ganar espacios políticos, pero nosotros nos hemos encargado de desenmascararlos, enfrentarlos y no tenemos miedo, los hemos combatido. Ahora salen amenazando, yendo al local sindical a lanzar amenazas anunciando que me van a desaparecer", declaró Ramírez a la emisora Radio Programas del Perú (RPP).

Ramírez aseguró, sin embargo, que los dirigentes de su gremio están tomando medidas de seguridad, pero reiteró que no le tienen temor a esa facción radical "pese a que han asesinado a dirigentes como en Puno, Huancavelica, Ayacucho y otras partes".

Ratificó que los dirigentes del Comité Nacional por la Reestructuración del Sector Educación (Conare) están vinculados al grupo terrorista Sendero Luminoso y, por ese motivo, han iniciado una disputa por el control del sindicato.

"Nosotros somos responsables, nuestra huelga ha sido pacífica, sin atentar contra personas ni instituciones, exigiendo respeto a los maestros", añadió.

El dirigente del Conare Zenón Pantoja negó, por su parte, que su agrupación haya amenazado de muerte a Ramírez, aunque aseguró que la ministra de Educación, Patricia Salas, ha logrado "un acuerdo político" con el dirigente del Sutep.

"Continuaremos en huelga en vista de que no se da solución a la plataforma de lucha que hemos planteado", agregó.

Mientras las clases se reiniciaron hoy en la mayoría de escuelas públicas de Lima, los maestros agrupados en el Conare participaron en una manifestación en la céntrica Plaza San Martín, donde mostraron carteles pintados en los que ofrecieron "un bono magisterial de 300 soles" por Ramírez.

Según los manifestantes, Ramírez ha traicionado los reclamos sindicales y "se vendió por 300 soles", en referencia al bono por unos 111 dólares que ha ofrecido el Gobierno a los maestros.

El Sutep ha señalado que aceptó levantar la huelga nacional para evitar que los alumnos pierdan el año escolar, aunque ratificó que mantendrá sus medidas de protesta hasta lograr que el Gobierno le otorgue un mayor presupuesto al sector Educación, así como la estabilidad laboral y mejoras salariales.