El Frente Guasú, movimiento de 19 partidos izquierdistas que apoya al expresidente Fernando Lugo, afronta hoy la división creada por la marcha de su principal precandidato a la Presidencia, el expresentador de televisión Mario Ferreiro.

Ferreiro reiteró hoy su decisión, anunciada oficialmente anoche, de "desatar" su candidatura del Frente y aseguró que nueve de los partidos lo apoyan, según declaraciones a la emisora de radio Primero de Marzo.

En respuesta, el Frente lo acusó en un comunicado de dar un "doble golpe" contra la "unidad de las fuerzas progresistas" del país y contra "el actual presidente constitucional de la República del Paraguay, Fernando Lugo".

Según el periodista lanzado a la arena política, la razón de la ruptura fue el desacuerdo por la composición de las listas al Senado, que supuestamente iba a encabezar Lugo.

En el comunicado, leído a la prensa por la diputada Aida Robles, el ahora denominado "Bloque 10" del Frente calificó a los partidos que apoyan a Ferreiro de "sectores rupturistas radicalizados".

El "Bloque 10" está encabezado por el senador Sixto Pereira, líder del Partido Tekojoja.

El Frente Guasú se constituyó con ese nombre en marzo de 2010 aunque sus miembros ya fueron parte de la Alianza Patriótica para el Cambio que había apoyado a Lugo en las elecciones de abril de 2008, en la que el Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) era la primera fuerza.

Lugo perdió la Presidencia el pasado 22 de junio, en un "juicio político" parlamentario por mal desempeño que siguió a la retirada del apoyo del PLRA.

Lo sustituyó su vicepresidente, el liberal Federico Franco, con mandato hasta el 15 de agosto de 2013.

"Por la forma en que se construyó el Frente Guasú, no hay un dueño del Frente Guasú. Voy a dejar que ellos resuelvan su problema", observó Ferreiro.

Según un portavoz de Lugo consultado por Efe, se espera que el expresidente acuda hoy a una comparecencia del "Grupo de los Diez" en un local de la formación.

Para el analista Alfredo Boccia, a Ferreiro no le quedó otra salida por las demoras para alcanzar un acuerdo dentro del Frente, pues una candidatura sin definir hasta finales de año lo dejaría en "muchísima desventaja" para los comicios de abril de 2013.

"Ferreiro goza de una popularidad que le permite subsistir en una campaña por mérito propio", mientras Pereira y otros líderes del Frente como Ricardo Canese "carecen de ese respaldo popular", dijo a Efe el analista.

Boccia consideró que aún hay margen para que impere "el sentido común" y que "ésto que ahora parece un quiebre (en el bloque) no lo sea tanto en poco tiempo más".

Recordó que el capital electoral del Frente Guasú era "la figura de Lugo y la popularidad de Mario".

"Si se separan las dos cosas, mal les va; están partiendo por la mitad las posibilidades -que no eran muchas- de la izquierda de posicionarse en algún sitial importante" en los próximos comicios y se impondrá el bipartidismo entre liberales y colorados, añadió.