Por primera vez en su historia, Estados Unidos carece de una mayoría protestante, de acuerdo a un nuevo estudio difundido el martes. La razón: aumenta el número de estadounidenses sin filiación religiosa.

El porcentaje de protestantes adultos en Estados Unidos alcanzó 48%, en la primera vez que el Foro Pew Sobre Religión y Vida Pública informa con certeza que la proporción es inferior a 50%.

La baja estaba proyectada con bastante antelación y coincide con la coyuntura en que ningún protestante ocupa la Corte Suprema federal y los republicanos van a las elecciones por primera vez con un candidato presidencial que tampoco es protestante.

Entre las razones del cambio figuran el crecimiento entre los cristianos sin denominación que ya no pueden ser catalogados como protestantes y un incremento en el número de estadounidenses adultos que dicen no profesar religión alguna.

Según el estudio, casi 20% de los estadounidenses dice no tener una filiación religiosa, un aumento respecto del 15% en los últimos cinco años.