Después de hacer una pausa por las condiciones meteorológicas que amenazaban con cancelar la hazaña que intentará Felix Baumgartner con un salto libre a 37 kilómetros (23 millas) de altura, el personal del paracaidista austriaco comenzó a desplegar el globo estratosférico que lo llevará hasta la estratósfera.

El lanzamiento estaba planeado para el martes por la mañana pero fue aplazado por los fuertes vientos. Poco antes de las 9 de la mañana, los vientos se calmaron y el equipo decidió proceder con los planes para emprender el vuelo, un proceso que tomaría unas dos horas.

El ex paracaidista militar de 43 años planea brincar desde una cápsula que será elevada por un globo ultradelgado de helio sobre Roswell, Nuevo México. El atleta extremo quiere ser el primero en superar la barrera del sonido durante el descenso y romper tres récords mundiales.

Si la misión avanza conforme a lo planeado, Baumgartner ascenderá por casi tres horas hasta llegar a 120.000 pies, luego dará un pequeño salto desde una cápsula presurizada hacia el vacío, donde apenas hay oxígeno, y comenzará el descenso más alto y veloz jamás realizado desde un globo tripulado.

Baumgartner estuvo el lunes en su hotel preparándose mentalmente para la peligrosa hazaña en compañía de sus padres, novia y cuatro amigos cercanos, informó su equipo. Cenó salmón y ensalada, y luego le dieron masaje.

Algunos riesgos que enfrenta: cualquier contacto con la cápsula al salir podría rasgar el traje presurizado y esto podría exponerlo a la falta de oxígeno y temperaturas de hasta -56 grados Celsius (-70 Fahrenheit). También podría "hervirle" la sangre — cuando se forman burbujas letales en los fluidos corporales_, estallarle los pulmones o girar fuera de control causando otros peligros.

___

Jeri Clausing está en Twitter como http://twitter.com/jericlausing