Un juez boliviano ordenó hoy detener a cuatro personas acusadas de ser parte de un supuesto complot en 2009 contra el presidente Evo Morales, entre ellas, el militar que en 1967 capturó al guerrillero argentino-cubano Ernesto Che Guevara, el general retirado Gary Prado Salmón.

El hijo y abogado de Prado Salmón, Gary Prado Arauz, informó a Efe que la orden fue emitida por el juez Sixto Fernández, que declaró "rebeldes" ante la ley a su padre, a Lucio Añez, Adalberto Tórrez y Juan Carlos Santiesteban por no acudir a la audiencia del caso, que se reinstaló hoy en la ciudad sureña de Tarija.

El juez investiga la denuncia del supuesto complot para asesinar al presidente Evo Morales en 2009 en el que han sido acusados un total de 39 personas, incluidos el húngaro Elöd Tóaso y el croata-boliviano Mario Tadic, que fueron trasladados a Tarija.

Los otros cuatro declarados hoy en rebeldía alegaron, por medio de sus abogados, que residen en la ciudad oriental de Santa Cruz y por motivos de salud no pudieron ir hacia Tarija.

La orden de captura contra Prado Salmón coincide hoy con los 45 años de la muerte del Che Guevara en una escuela del caserío de La Higuera, en Santa Cruz, un día después de haber sido detenido por el militar ahora juzgado por el supuesto complot contra Morales.

Prado Salmón está lisiado desde 1981 y en silla de ruedas por un disparo supuestamente accidental de otro oficial en medio de una operación y desde 2009 no puede salir de Bolivia y está en arresto domiciliario, aunque se le permite dar clases en la universidad.

Varios de los detenidos han alegado que el proceso debe continuar en Santa Cruz porque fue allí donde la policía hizo un operativo en abril de 2009 que desmanteló un supuesto grupo terrorista, liderado por el húngaro-croata-boliviano Eduardo Rózsa.

En esa operación policial murieron Rózsa, el rumano Magyarosi Arpak y el irlandés Dwayer Michael Martin, mientras que Tóásó y Tadic fueron detenidos y recluidos en prisión en La Paz.

La audiencia se reanudará mañana y los abogados defensores insistirán en que el juicio se traslade a Santa Cruz.

El proceso no logró avanzar porque cada vez que se instala la primera audiencia se producen debates sobre donde debe seguir y las audiencias ya se han hecho en La Paz, Cochabamba y Tarija.