Los Juegos Olímpicos y el verano más húmedo del último siglo provocaron el desplome de las visitas a los lugares tradicionalmente turísticos de Londres entre mayo y agosto, algunos de los cuales registraron hasta un 61 por ciento menos de visitantes.

Así se refleja en un informe publicado hoy por la asociación turística británica ALVA, que aglutina hasta 2.000 museos, galerías, palacios, jardines y catedrales en el Reino Unido.

Los datos muestran que tanto la cita olímpica como las frecuentes lluvias perjudicaron la afluencia de visitantes en Londres, que bajó sobre todo en los recintos al aire libre y jardines, como los Kew Gardens o el Zoo, pues recibieron un 21,3 por ciento menos de visitantes.

Después de los recintos al aire libre, resultaron más afectados por la caída del turismo los lugares emblemáticos y catedrales.

Entre ellos la Torre de Londres, el Palacio de Kensington, el Parlamento, la Catedral de San Pablo o la Abadía de Westminster, que registraron un 20,3 % menos de turistas.

En los museos y galerías de arte de la capital británica se registraron además un 13,1 menos de turistas entre mayo y agosto.

El consejero delegado de ALVA, Bernard Donoghue, afirmó que durante la cita olímpica, del 27 de julio al 12 de agosto, Londres llegó a convertirse en una "ciudad fantasma", por los turistas que evitaron la ciudad y los londinenses que se marcharon.

El resto del Reino Unido tampoco escapó del impacto. Los museos y galerías fueron los más afectados tanto en Inglaterra como Escocia, con un 8,6 y 16,3 por ciento de descenso respectivamente, mientras que lugares emblemáticos y las catedrales recibieron en Inglaterra a un 6,4 por ciento menos y hasta un 10 por ciento menos en Escocia.

Donoghue concluye en el informe que, para la capital británica, el periodo olímpico ha sido una de las "peores épocas comerciales que se recuerdan" y señala que para el sector ha sido el equivalente a una campaña de Navidad perdida e imposible de recuperar.

Londres, con ocho millones de habitantes, es la ciudad más turística del mundo y habitualmente recibe al año catorce millones de visitantes.