La Policía Nacional del Perú (PNP) ha redoblado la vigilancia en la zona donde se planea desarrollar el proyecto minero Conga, en la región Cajamarca, donde organizaciones políticas y sociales han anunciado medidas de protesta.

Medios locales informaron hoy que el anunciado reinicio de las manifestaciones contra el proyecto ha tenido, hasta el momento, una escasa convocatoria, pero la Policía ha movilizado a unos 600 agentes hasta las cuatro lagunas que serían afectadas por el proyecto.

Según el portal elcomercio.pe, los policías han sido enviados, sobre todo, a la laguna Namococha, donde hoy se han reunido cientos de campesinos en un plantón pacífico contra el proyecto minero.

El jefe de Operaciones del Frente Policial de Cajamarca, Luis Miguel Praeli Burga, informó que la zona es afectada desde ayer por la caída de fuertes lluvias y granizo.

Los opositores al proyecto, que es rechazado por la mayoría de los cajamarquinos, según demostraron diversos sondeos de opinión, señalan que la minera Yanacocha continúa construyendo unos reservorios de agua, a pesar de que se ha anunciado que el proyecto ha sido suspendido hasta fines de 2012.

El presidente del Frente de Defensa de Cajamarca, Idelso Hernández, también aseguró que las organizaciones sociales de su región se están preparando "políticamente" para defender las lagunas que están ubicadas en el proyecto minero Conga.

Yanacocha, que tiene a la estadounidense Newmont como socia principal y es la mayor productora de oro de Suramérica, planea explotar oro y cobre en Conga con una inversión inicial de más de 4.800 millones de dólares.

Los cajamarquinos iniciaron en noviembre del año pasado una serie de manifestaciones en rechazo a la puesta en marcha del proyecto, ya que consideran que dañará de manera irreversible sus reservas de agua.

Las movilizaciones concluyeron en julio pasado con la muerte de cinco manifestantes, después de que el Gobierno intentó dialogar con los dirigentes para que aceptaran las condiciones impuestas a Yanacocha antes de iniciar la explotación del mineral.

Entre estas condiciones, que la minera habría aceptado, están la construcción de grandes reservorios de agua, la creación de 10.000 puestos de trabajo y de un fondo de contingencia, así como la preservación de dos de las cuatro lagunas.