Los aborígenes colombianos se reunieron hoy en el VIII Congreso Nacional de los Pueblos Indígenas para preparar su proyecto político y unificar sus propuestas de cara a la construcción de paz en Colombia, tras un eventual acuerdo entre el Gobierno y las guerrillas para ponerle fin al conflicto.

Así lo explicó a Efe el consejero mayor de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), Luis Evelis Andrade, quien lidera el encuentro que se celebra en el sur de Bogotá y al que asisten más de 5.500 autoridades de las diferentes etnias colombianas.

"Nosotros hemos estado presentando informes de gestión desde 2007 hasta 2012, y en el día de hoy hemos iniciado unos trabajos por mesas en diferentes materias para relanzar nuestro proyecto político como grupo en pro de los derechos de los pueblos", dijo.

Además, señaló que otro objetivo de la cita es generar una propuesta para el proceso de paz, que a su juicio, una vez firmado, "tiene que avanzar más allá hacia temas como el desarrollo y la inclusión de las regiones".

Los pueblos indígenas aspiran también a hacer una recomendación conjunta "tanto a la guerrilla como al Gobierno" para que sus acuerdos en materia del problema de tierras no vaya en contra de las garantías que han logrado hasta ahora.

El congreso aborigen culminará el jueves con la elección de un nuevo consejo directivo de la ONIC.

Andrade denunció que desde la declaración de resistencia del pueblo nasa el pasado mes de julio en el departamento del Cauca, que incluyó el intento de expulsión de su territorio ancestral tanto a guerrilleros como a miembros de la fuerza pública, han sido asesinados en ese departamento 20 indígenas.

En el resto del país los homicidios ascendieron a 80, según el líder nativo, quien criticó la indiferencia del país hacia la situación de los indígenas.