El Gobierno boliviano inauguró hoy una base policial permanente en una zona del departamento oriental de Santa Cruz en la que habitualmente se descubren centenares de laboratorios de cocaína, se confisca droga y se detiene a narcotraficantes.

La nueva base permitirá controlar a los pueblos de Yapacaní, San Germán y Nuevo Horizonte, situados en la provincia cruceña Ichilo, colindante con la zona central del Chapare, la mayor región boliviana productora de hoja de coca, base para producir cocaína, informaron fuentes oficiales.

Al inaugurar la instalación, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, precisó que operarán desde allí al menos un centenar de agentes de la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico y la Unidad Móvil de Patrullaje Rural, según la agencia estatal ABI.

Romero dijo que los agentes de la base desarrollarán operativos semanales y también controlarán que los grupos de delincuentes no internen armamento al país.

El presidente Evo Morales dijo esta semana que el pueblo de San Germán se ha convertido en un "centro de procesamiento de droga y (donde) operan algunos 'peces gordos' del narcotráfico".

Los tiroteos entre narcotraficantes también se han vuelto frecuentes en esa zona, donde en septiembre pasado murieron dos hombres y tres resultaron heridos en un enfrentamiento con policías de la fuerza antinarcóticos.