La Guardia Costera estadounidense finalizó la eliminación de los restos de un carguero de 62 metros (202 pies) de eslora que encalló hace cuatro meses en una reserva natural cerca de Puerto Rico.

El capitán Drew Pearson dijo que los últimos pedazos del casco fueron sacados del lugar y que serán reciclados, junto con otras partes. Los equipos retiraron también más de 18.900 litros (5.000 galones) de una mezcla de combustible y agua junto con 544 toneladas métricas de carga contaminada con combustible.

Una declaración de Pearson el martes dijo que los buzos van a reemplazar más de 1.000 corales que fueron sacados del área como precaución durante las operaciones de salvamento.

El carguero de bandera hondureña transportaba a 79 inmigrantes haitianos cuando encalló en junio en la remota Isla Mona. Los tripulantes dijeron a las autoridades que se dirigían a la isla de St. Martin, del Caribe francés.