El Tribunal Supremo de Estados Unidos rechazó hoy una apelación de la petrolera Chevron para evitar el pago de 19.000 millones de dólares por daños medioambientales que fijó un tribunal ecuatoriano al final de largo y complicado proceso.

El tribunal indicó que no considerará la petición de la petrolera, que rechaza de 2011 la sentencia porque considera que hubo fraude en el proceso llevado a cabo en el país andino.

El portavoz para América Latina de Chevron, James Craig, mostró su "decepción" por la decisión del tribunal y aseguró que la compañía seguirá defendiéndose de los "intentos de los abogados de los demandantes de hacer valer el fraudulento juicio ecuatoriano".

La petrolera fue condenada por un tribunal de Ecuador a pagar más de 19.000 millones de dólares como indemnización por los "graves daños ambientales" causados en la Amazonía ecuatoriana de 1964 a 1990, años en los que operó en el país la petrolera Texaco, que fue adquirida después por Chevron.

La petrolera sostiene que se perpetró un fraude en su contra por parte de los demandantes que han iniciado acciones para cobrar la indemnización que en principio ascendía a más de 18.000 millones de dólares.

La Corte de la provincia ecuatoriana de Sucumbíos, donde se llevó adelante el proceso, precisó el pasado 23 de julio que la cuantía de la sanción era de 19.021.552.000 de dólares, tras agregarle los honorarios y las costas judiciales, según explicó entonces uno de los letrados de la acusación, Pablo Fajardo.

La petrolera acusa en concreto a los abogados de los demandantes de haber hecho pagos ilegales por hasta 100.000 dólares a un perito independiente, Richard Cabrera, quien recomendó en 2008 que la multinacional pagara 27.000 millones de dólares por la contaminación supuestamente causada en la Amazonía.