La Corte Suprema de Brasil alcanzó hoy la mayoría de seis votos necesaria para condenar por corrupción activa al extesorero del Partido de los Trabajadores (PT) Delubio Soares, implicado en los escándalos denunciados en 2005.

Con los votos emitidos hoy, en la primera parte de la audiencia, Soares ya ha sido considerado por seis de los diez magistrados como uno de los responsables de una vasta trama de corrupción dirigida a financiar campañas y sobornar diputados durante el primer mandato presidencial de Luiz Inácio Lula da Silva, fundador del PT.

Soares es uno de los principales acusados en este capítulo del llamado "juicio del siglo" junto con el exministro de la Presidencia José Dirceu y el expresidente del PT José Genoino, cuya situación se complicó hoy con el pronunciamiento de dos de los magistrados, que siguió a los cuatro votos formulados la semana pasada.

Al intervenir hoy, el juez José Dias Toffoli, quien trabajó en la misma época de los escándalos con Dirceu, consideró inocente al exministro, pero se pronunció por la culpabilidad de Genoino y Soares.

Por su parte, la magistrada Carmen Lucia Antunes se inclinó por la culpabilidad de los tres, con lo cual se llegó a los seis votos necesarios para condenar a Soares.

Hasta ahora, después de que se han pronunciado seis de los diez jueces, Genoino suma cinco votos a favor de su culpabilidad, que son cuatro en el caso de Dirceu.

La situación de ambos puede ser decidida hoy mismo, en la segunda parte de la audiencia, en la que comenzarán a presentar su parecer los otros cuatro magistrados.

Los jueces pueden cambiar de opinión hasta que no se proclame el resultado, lo cual sólo ocurrirá una vez que se pronuncien los diez magistrados, pero, según juristas, la contundencia de los votos hace prácticamente imposible que eso ocurra.

En la primera mitad de la sesión, los jueces también consolidaron la mayoría necesaria para condenar al publicista Marcos Valerio Fernandes, a sus tres socios y a una exdirectora de sus empresas, que se pusieron al servicio del PT para obtener, blanquear y distribuir luego el dinero de la corrupción.

Asimismo, ya por mayoría de seis votos, la corte ha declarado inocentes al exministro de Transporte Anderson Adauto, del extinto Partido Liberal (PL), y a Geisa Dias, otra antigua directora de las empresas de Fernandes.

El proceso comenzó el pasado 2 de agosto y, hasta hoy, ya han sido considerados culpables 23 de los 37 reos, incluido el antiguo tesorero del PT.