El papa Benedicto XVI ha cesado al obispo de Iquique (Chile), Marco Antonio Órdenes Fernández, investigado a raíz de una denuncia por abusos sexuales a un menor, informó hoy el Vaticano.

"El Santo Padre ha aceptado la renuncia al Gobierno pastoral de la diócesis de Iquique (Chile), presentada por monseñor Marco Antonio Órdenes Fernández, en base al artículo 401/2 del Código de Derecho Canónico", señaló el Vaticano en un comunicado.

Esta es la fórmula que el Vaticano usa cuando exige a un prelado que presente su renuncia.

El Código de Derecho Canónico prevé en su artículo 401/2 que un obispo presente la renuncia de su oficio al papa "si por enfermedad u otra causa grave quedase disminuida su capacidad para desempeñarlo".

Órdenes Fernández, de 47 años, es el obispo más joven de Chile. Iquique está a 1.780 kilómetros de Santiago, en el desierto de Atacama, y cuenta con 180.000 habitantes.

Un joven chileno denunció que mantuvo relaciones sexuales con el obispo Marco Antonio Ordenes cuando era menor. El prelado reconoció a un diario chileno esas relaciones, pero precisó que el muchacho no era menor de edad.

"No siendo él menor de edad, yo reconozco haber tenido un acto imprudente con él, de lo que me arrepiento y de lo que pedí perdón en su momento. Pero no fue con un menor de edad", dijo el prelado al diario chileno "La Tercera".

El joven, Rodrigo Pino, aseguró que mantuvieron relaciones cuando él tenía 15 años de edad, pero, subrayó ante la fiscalía que lleva el caso, que no fue abusado por el prelado, como había mantenido en un principio.

Las relaciones íntimas, según el joven, las mantuvieron desde finales de 1997 hasta el año 2002, momento en que se alejó del obispo.