El presidente Hugo Chávez instó el martes a Estados Unidos a que recapacite sobre su posición frente a Siria, a la vez que ratificó su apoyo al gobierno de Bashar Al-Assad y llamó "terroristas" a los grupos rebeldes sirios.

"Ojalá que míster (Barack) Obama, si es reelecto, recapacite, reflexione, y los gobiernos europeos", dijo Chávez durante una conferencia de prensa al referirse a la crisis siria.

El mandatario, que fue reelegido el pasado domingo por tercera vez para un período adicional de seis años, que le permitirá alcanzar 20 años en el poder, dijo que Estados Unidos es "uno de los más grandes responsables de este desastre (de Siria)", y aseguró que la crisis del país árabe fue provocada y planificada desde afuera.

Chávez elogió la posición de Rusia y China ante la crisis de Siria, y lamentó que no asumieran una postura similar en el caso de Libia.

El gobernante expresó que desearía intervenir para ayudar a que termine la crisis siria, que se ha extendido por más de un año , pero sostuvo, "¿qué puede hacer un país como Venezuela?

Desafiando las sanciones internacionales, la corporación estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) le ha suministrado a Siria tres cargamentos de diésel, según han confirmado las autoridades.

Siria se encuentra sometida a sanciones internacionales por la violenta represión gubernamental, que según reportes ha causado miles de muertos.

"Cómo no apoyar el gobierno de Bashar Al-Assad si es el gobierno legítimo de Siria? ¿Cómo no apoyarlo. ¿A quién apoyar? ¿A los terroristas, a los que llaman, como es que llamaron, Consejo de Transición... que andan matando a gente por todos lados?", preguntó Chávez al criticar a los gobiernos europeos por reunirse con los disidentes sirios.

Chávez dijo que su aliado árabe ha hecho "gigantescos esfuerzos" para hacer concesiones y llamar a elecciones, pero sostuvo que "nada de eso vale. Lo que quieren es derrocarlo y eliminarlo".

El gobernante, de 58 años, ha denunciado que Estados Unidos y sus aliados han infiltrando terroristas en Siria para generar violencia y derrocar a Al-Assad.

El mandatario ha asegurado que en Siria se estaría siguiendo un patrón similar al que se aplicó para deponer el gobierno de su estrecho aliado libio, el fallecido Moamar Gadafi.