El ministro de Relaciones Exteriores, Harold Caballeros se disculpó el martes por minimizar el enfrentamiento entre el ejército y manifestantes, que dejo ocho muertos y 34 heridos, y por tildar de "burros" a los ciudadanos que le criticaron por sus comentarios.

"Reitero mis disculpas. Alguien me llamó burro y reaccioné con el hígado. Lo siento. No va a repetirse", escribió Caballeros en su cuenta en la red social Twitter.

Del enfrentamiento entre el ejército y campesinos indígenas ocurrido el jueves, Caballeros dijo que "ocho muertos es mitad de los 16 que mueren todos los días". En una reunión con miembros de la comunidad diplomática el lunes, manifestó que el espaviento político "es una llamada de atención tan grande como debiera ser".

Según la versión oficial, dos vehículos del ejército que llevaban un contingente de apoyo a la policía, se toparon con un retén de campesinos que protestaba contra el costo de la energía eléctrica y reformas constitucionales en una carretera del oeste del país. Un agente de seguridad privado le disparó a un manifestante, desatándose un enfrentamiento de éstos contra efectivos del ejército y la policía que dejó a ocho indígenas muertos y otras 34 personas heridas.