El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, anunció hoy el nombramiento de Romano Prodi como enviado especial para el Sahel, donde el ex primer ministro italiano se encargará de dar respuesta a la compleja crisis que afecta a los países y pueblos de esta región africana.

Ban manifestó sus deseos de que el liderazgo de Prodi "dé forma y movilice una respuesta efectiva por parte de las Naciones Unidas y de la comunidad internacional" a la crisis alimentaria que padece la región del Sahel, según un comunicado de la oficina de prensa del máximo responsable de la ONU.

El ex primer ministro italiano trabajará "estrechamente" con miembros de las Naciones Unidas, tanto en su sede en Nueva York como sobre el terreno, para coordinar los esfuerzos encaminados a llevar a la práctica la Estrategia Regional Integrada de la ONU para el Sahel.

Según cifras de la ONU, en este año más de 18 millones de personas se han visto afectadas en el Sahel por una grave crisis alimentaria, más de 1,1 millones de niños están en riesgo de desnutrición severa y más de 260.000 personas han tenido que refugiarse en países vecinos.

Entre sus funciones como enviado especial, Prodi mantendrá reuniones de alto nivel con los Estados miembro de la región, organizaciones y otros socios internacionales, con el fin de implementar la estrategia de la ONU.

Prodi asumirá junto a Ban iniciativas nacionales, regionales e internacionales de mediación, especialmente las relativas a asuntos trasnacionales y fronterizos y contribuirá a generar, sostener y coordinar el compromiso internacional de ayuda a los países del Sahel para afrontar las múltiples facetas de la crisis, empezando por atender la situación en Mali.

La grave crisis política y social que vive Mali comenzó en marzo con el golpe de Estado militar que derrocó al Gobierno de Amadou Toumani Toure, que aprovecharon semanas después los rebeldes tuareg del Movimiento Nacional para la Liberación de Azawed (MNLA) para proclamar la independencia de esa región del norte del país.

En junio, grupos extremistas islámicos como Muyao y Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), este último considerado la principal amenaza terrorista en la región del Sahel, se enfrentaron a los rebeldes tuareg y les arrebataron el control de la principales ciudades septentrionales, como Gao, Kidal y Tombuctú.

Prodi ocupó el cargo de primer ministro de Italia de 2006 a 2008, y anteriormente de 1996 a 1998, y, asimismo, fue presidente de la Comisión Europea de 1999 a 2005.

Además, en 2008 actuó como director de un encuentro de alto nivel entre las Naciones Unidas y la Unión Africana para la Preservación de la Paz en este continente.