La selección argentina entrenó hoy con todos sus jugadores procedentes de equipos europeos de cara a los encuentros ante Uruguay y Chile, que varios coincidieron en calificar como de máxima importancia para llegar al Mundial de Brasil 2014.

Con la llegada de los barcelonistas Lionel Messi y Javier Mascherano, durante la madrugada, y la de los jugadores del Nápoles Hugo Campagnaro y Federico Fernández y el defensor del Metalist ucraniano José Sosa esta mañana, se completó el plantel de los seleccionados por Alejandro Sabella para los próximos compromisos.

En el entrenamiento del día, Clemente Rodríguez (Boca Juniors) y Rodrigo Braña (Estudiantes de La Plata) tuvieron que ejercitarse por separado debido a problemas musculares, mientras que el capitán, Lionel Messi, también trabajó aparte, aunque no acusó molestia alguna.

"Estos dos partidos van a definir bastante el futuro de la Selección", aseguró el defensa del Manchester City inglés Pablo Zabaleta a medios locales.

El jugador apostó por la posibilidad de que la Albiceleste pueda conseguir los seis puntos en sus dos próximos encuentros pese a que Uruguay y Chile son "de las selecciones más potentes de Sudamérica".

Zabaleta destacó especialmente a Uruguay, la selección con la que se medirán el viernes en Mendoza, ya que es el vigente campeón de la Copa América y cuenta con "jugadores desequilibrantes" como los delanteros Edinson Cavani, Luis Suárez o Diego Forlán.

El defensor del Barcelona Javier Mascherano coincidió con su compañero en la importancia de los seis puntos que el combinado argentino se juega en los próximos días.

"Si ganamos los seis puntos ante Uruguay y Chile sería lo ideal y nos encaminaríamos hacia la clasificación a Brasil", comentó Mascherano, que también alertó sobre el peligro de la selección uruguaya, que es "un rival directo".

La selección argentina lidera las eliminatorias sudamericanas con 14 puntos, la siguen Colombia y Ecuador a un punto, mientras Uruguay y Chile cierran la zona de clasificación con 12 unidades.