Al menos ocho personas, entre ellas un juez, miembros de las fuerzas del orden y políticos, murieron hoy y otras once resultaron heridas en varios ataques cometidos en distintas zonas de Irak, informó a Efe una fuente policial.

La fuente aseguró que dos miembros de la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK), partido dirigido por el presidente iraquí, Yalal Talabani, fueron asesinados por el estallido de un artefacto contra el coche en el que viajaban al oeste de Mosul, 400 kilómetros al norte de Bagdad.

También en Mosul, hombres armados no identificados asesinaron al juez de esa ciudad Abas Husein al Abadi frente a su casa, y huyeron tras el ataque.

Mientras, en la zona de Haziran, al sur de Kirkuk, 250 kilómetros al norte de Bagdad, estalló un coche bomba al paso de una patrulla de la Policía, causando la muerte a dos agentes y heridas a cuatro civiles.

Además, un oficial y un soldado del Ejército iraquí murieron y otros dos soldados resultaron heridos por la explosión simultánea de dos bombas al paso de una patrulla militar en la zona de Abu Graib, ubicada a 25 kilómetros al oeste de la capital iraquí.

La fuente señaló también que un policía murió después de que un grupo armado abriera fuego contra el vehículo en el que se desplazaba un general iraquí, que salió ileso, en la carretera de Al Qanat, en el este de Bagdad.

En otro ataque, cinco personas de una misma familia resultaron heridas por el estallido de un artefacto en la zona de Suleiman Biq, en el norte de la provincia de Salahedín, situada en el norte del país.

Por otra parte, el portavoz de la Sala de Operaciones de Bagdad, coronel Daia al Uaqil, anunció hoy en un comunicado que los servicios de seguridad detuvieron a una supuesta célula terrorista compuesta por doce personas vinculadas con asesinatos y la preparación de coches bomba.