Bronson Arroyo retiró a sus 14 primeros adversarios en una gema que le permitió a los Rojos de Cincinnati arrollar el domingo por 9-0 a los Gigantes de San Francisco para dirigirse a casa con una delantera de 2-0 en su serie divisional.

Arroyo tuvo el gran partido un día después de que el as dominicano Johnny Cueto debió abandonar pronto por una lesión en la espalda.

Dos Ryan estuvieron muy bien con el bate. Ryan Ludwick abrió con cuadrangular el segundo capítulo y Ryan Hanigan conectó un sencillo de dos carreras en la cuarta entrada y un posterior sencillo productor. Jay Bruce agregó un doble de dos vueltas y Joey Votto sumó tres imparables.

El ex piloto de San Francisco Dusty Baker regresó a sus viejos terrenos y salió con dos victorias 10 años después de llevar a los Gigantes a seis outs de un título de la Serie Mundial.