El gobierno de Haití planea recaudar 100 millones de dólares para un fondo especial para la educación al establecer impuestos adicionales sobre las bebidas alcohólicas, los cigarrillos y las apuestas, dijo el lunes el primer ministro del país caribeño.

En una reunión con la junta editorial del Miami Herald, el primer ministro Laurent Lamothe dijo que el nuevo impuesto requeriría la aprobación del parlamento. Dijo que el dinero recaudado ayudaría a financiar la construcción de 200 escuelas, la remodelación de otras 2.000 y elevar el salario de miles de maestros y profesores desde la escuela primaria hasta las universidades.

Los ingresos serían destinados a un fondo gubernamental que ya ha recibido casi 34 millones de dólares por concepto de impuestos sobre llamadas telefónicas internacionales y transferencias de dinero del extranjero. Ese tipo de transacciones representan una cuarta parte del Producto Interno Bruto de Haití. Una junta de directores supervisa el fondo.

La medida busca incrementar las matrículas. Haití tiene aproximadamente 4,5 millones de niños en edad escolar, pero solamente la mitad de ellos asistían a la escuela antes del devastador terremoto del 2010, que destruyó y dañó miles de aulas.

El año escolar comenzó la semana pasada en medio de una nueva ola de protestas aisladas en el campo y la capital. Algunos manifestantes se quejaron de que el gobierno no ha cubierto el costo de las matrículas, pese a afirmar lo contrario, además de protestar contra el alto costo de vida.

Un asesor de Lamothe, Salim Succar, confirmó las declaraciones del premier.